Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Pod. Teresa Martínez
Cuidando los Pies en el Verano.PDFImprimirE-mail
Escrito por Pod. Teresa Martínez

 

La temperatura sube y destapamos los pies. Los diabéticos en el verano deben cuidar mucho más sus pies. La Diabetes, si no es tratada, con el tiempo, puede ocasionar daños al sistema nervioso y una de las extremidades más afectadas son los pies. La lesión a los nervios hace que pierdas la sensibilidad en los pies.

 

Si estás con los pies al descubierto puede que no sientas cuando ocurra un rasguño, ampolla, corte o picada de insecto en tus pies. Aunque suene exagerado, si no tratas estas simples laceraciones cutáneas pueden infectarse y causar daños mayores.

Cuestiones como las quemaduras de sol y la arena o el pavimento caliente que pueden hacer que la mayoría de las personas reaccionen con dolor, pudieran pasar desapercibidas para alguien con Diabetes. Igual sucede con un baño en una bañera muy caliente, irritaciones por sandalias o zapatos apretados, vidrios, piedras, conchas o caracoles marinos cortantes, así como lesiones químicas por productos quita-callos que se compran sin receta.

En las vacaciones:

* Empaca al menos dos pares de zapatos para que puedas cambiarte.

* No lleves zapatos nuevos. Es aconsejable que vayas a lo seguro con calzado que sepas que va a ser cómodo.

* Empaca suficientes pares de medias para que puedas cambiarte y refrescar tus pies de preferencia los que son algodón.

* Nunca camines descalzo. Empaca zapatillas para el agua si planeas ir a la piscina, playa o lago.

* Ten siempre a la mano tu botiquín de primeros auxilios para que puedas curar cualquier corte o ampolla.

* Cuidado con las lociones o polvos antisépticos y contra el mal olor. Suelen ser cáusticos y dañar la piel de las personas diabéticas.

En tu kit de primeros auxilios:

* Alcohol al 70 %

* Gasas, cinta adhesiva,  y vendas.

* Toallitas húmedas para limpiar heridas (pre-empacadas).

* Desinfectante que te haya indicado tu podologo o diabetologo

En caso de que ocurran cortaduras, lava bien el área afectada, sécala, aplica el desinfectante y cubre con un vendaje o gasa. Recuerda cambiar el vendaje al menos una vez al día. Nunca lleves una cortadura al descubierto. En caso de ampollas, evita reventarlas, la piel de la ampolla te protege de infecciones. Limpia, y cubre bien con un vendaje hasta que la ampolla sane.

Los pies, que pueden haber perdido su sensibilidad, están más expuestos a cualquier tipo de herida.

Cuidar tus pies y tener una higiene irreprochable, cortar las uñas, tener unos zapatos confortables y consultar regularmente a un podólogo limitan los riesgos de que aparezcan lesiones en los pies, muy perjudiciales para los diabéticos.

* Lavar cada día los pies con agua templada y jabón

* Secarse y limpiarse bien entre los dedos para evitar la aparición de micosis en los espacios  interdigitales que pueden provocar una sobreinfección

* Aplicar una crema hidratante si la piel de los pies está seca (no entre los dedos). No usar talcos ni polvos pédicos.

* Limar las durezas y los callos, con una lima de pie durante la ducha con el pie enjabonado y mojado.

Lo que hay que evitar:

* Evitar las uñas muy cortas y dejarlas en carne viva (se aconseja limarlas)

* No utilizar un instrumento afilado para los callos y durezas

* Evitar tomar baños prolongados de pies

* Evitar caminar descalzo

Las medias

* Cambiarlas todos los días

* Evitar llevar los medias nuevas más de 4 horas

* Escoger medias de algodón o de fibras naturales

* Evitar los pliegues

Los zapatos

* Comprarlos al final del día cuando los pies están más hinchados

* Pasar la mano por dentro de los zapatos antes de ponérselos para asegurarse de la ausencia de elementos que pueden ser fuente de traumatismos como por ejemplo piedritas.

* Limitar los tacos a una altura máxima de 5 cm

* Ponerse zapatos en todas las estaciones del año, incluso en verano

* Elegir los zapatos con cordones o velcro que puedan adaptarse a los cambios del pie durante el día

* Escoger zapatos flexibles

* No usar zapatos viejos que pueden ser fuente de traumatismos

* Atención a los zapatos nuevos, comenzar a usarlos poco a poco y revisar luego los pies.

* Elegir  zapatos que no sean demasiado apretados pero tampoco grandes donde el pie tenga deslizamiento

* Tener si es posible, otros pares de zapatos para poder alternarlos

Examinar los pies todos los día para localizar cualquier lesión

* Utilizar un espejo

* Dejarse ayudar

* Verificar la ausencia de heridas, de durezas, de micosis.

* Consultar a la menor duda para evitar gangrenas y amputaciones

Una herida del pie representa una verdadera urgencia que necesita una consulta rápida:

* Lavar con agua y jabon

* Desinfectar la herida

* Consultar un médico

* Evitar el apoyo del pie

Toda herida del pie (rozaduras, uñas encarnadas) a menudo no se sienten como tal, corriendo  el peligro de infectarse y evolucionar hacia una lesión de riesgo en unas horas.

Cuando hay una herida en el pie se debe hacer reposo (aunque no tengas dolor).

Hacer ejercicios para activar la circulación y evitar perder masa muscular (sin apoyar el pie)

Reducir los factores de riesgos asociados: hipertensión arterial, tabaquismo, glucemia mal controlada, sedentarismo, alcoholismo, hipercolesterolemia deben ser controladas y tratadas.

Pacientes con riesgo: garantizar la protección de los pies:

Personas solas

Diabéticos que presentan

* Problemas articulares

* Problemas de visión

* Hormigueos en los pies

* Dolores o calambres

* La piel frágil y seca

La consulta del podólogo: indispensable. Consultar un podólogo regularmente según las recomendaciones del diabetólogo

Recuerde: los problemas del pie aunque no duelan pueden ser graves, consulte a tiempo.

 



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player