Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Dra. Andrea Mattiozzi
El Ejercicio en las Personas con DiabetesPDFImprimirE-mail
Escrito por Dra. Andrea Mattiozzi

 

El estrés de las obligaciones cotidianas, la falta de tiempo para una alimentación balanceada, el descanso inadecuado del  cuerpo y la mente,  son generalmente obstáculos en la generación de hábitos saludables. Afortunadamente, estamos en verano, época en la que disponemos de más tiempo, ya que los días son más largos y el clima invita a salir.  Por eso es el tiempo ideal para comenzar un programa de ejercicios, generar el  hábito saludable y aplicarlo durante todo el año.

 

La actividad física forma parte de los hábitos de vida saludable para todas las personas. Mantiene al cuerpo en su condición física adecuada, mejorando  el estado físico y mental y ayuda al tratamiento de distintas patologías.

En las personas con Diabetes, el ejercicio mejora el metabolismo de la glucosa, y puede  controlar el peso, los niveles de glucosa, la  presión arterial y el colesterol. Por lo tanto, en las personas que tienen Diabetes o tienen riesgo de padecerla, hacer ejercicio es aún más importante.

La Diabetes mellitus (DM) es una enfermedad metabólica, crónica, donde se ve afectada la secreción de insulina o la capacidad para su utilización, generando esto elevación de los niveles glucosa en la sangre.  La DM es de causa multifactorial y en los últimos años ha aumentado su incidencia, sobre todo la DM tipo 2. Dentro de las causas que favorecen su desarrollo  encontramos hábitos de vida no saludables como la sobrealimentación y el sedentarismo.

El aumento de los niveles de glucosa en la sangre incrementa el riesgo de desarrollar patología vascular. Para lograr tener un control adecuado de estos niveles de glucosa,  se debe realizar un tratamiento basado en dieta, medicación y ejercicio.

Generar hábitos de vida saludable, donde los individuos logren un estilo de vida físicamente activo y una ingesta calórica acorde a sus requerimientos son factores claves para la prevención y el tratamiento de la DM.

Beneficios de la Actividad Física en el Paciente Diabético:

• Reduce la glucosa en la sangre, la presión sanguínea y el colesterol

• Mejora la circulación

• Reduce la necesidad de medicación

• Evita el aumento de peso y estimula la pérdida de peso (el exceso de grasa en el cuerpo puede empeorar la Diabetes)

• Refuerza el corazón, los músculos y los huesos

• Mejora la fuerza, flexibilidad y resistencia

• Mejora la función cerebral y el estado de ánimo

• Reduce la tensión nerviosa (estrés)

Programa de Ejercicios

El programa de ejercicio físico, como la dieta, debe ser personalizado, adaptado a las condiciones individuales (edad, sexo, situación familiar y laboral,  grado de afectación patológica).  Antes de prescribir un programa de ejercicio físico, se debe realizar una evaluación médica, lo más completa posible, del estado de salud y condición física de cada individuo. En el caso del paciente diabético hay que hacer una evaluación previa del grado de desarrollo de complicaciones que pudieran limitar el programa de ejercicio físico.

El examen médico pre-participativo nos permite saber si existe alguna otra enfermedad que pueda manifestarse o agravarse con el ejercicio, cuando este se practica sin supervisión médica. Los datos obtenidos de esta  evaluación previa son utilizados para la planificación del programa de ejercicios individualizado y para la prevención de lesiones músculo esqueléticas.

A tener en cuenta al realizar ejercicio:

El objetivo del programa de ejercicio físico es generar un hábito de vida saludable, mejorando el nivel de salud a través del desarrollo de las cuatro cualidades físicas principales: resistencia, fuerza,  flexibilidad y velocidad.

Una vez organizado su plan de ejercicio, está listo para comenzar.  Tenga en cuenta que al principio debe tomárselo con calma, sobre todo si ha pasado mucho tiempo sin realizar ejercicio. No comience directamente con una rutina de 30 minutos diarios.  Puede aburrirse, dejar el ejercicio o lesionarse.  Es mejor comenzar con un plan de 5 a 10 minutos por día y de acuerdo a su plan de entrenamiento, aumentar progresivamente el tiempo de ejercicio.

Antes de comenzar con su plan de ejercicio, controle sus niveles de glucosa; debe tener cuidado si sus niveles son muy altos o muy bajos. Tome muestras de glucosa antes y después de la rutina y una más si se siente mal. Utilice ropa adecuada para el deporte que va a hacer, aún si solo va a salir a caminar. Use ropa cómoda, especialmente medias  y calzado deportivo que no lastimen sus pies y le permitan moverse con tranquilidad. Tenga cerca un jugo azucarado, un dulce o una barra de cereales en caso de hipoglucemia

Síntomas y signos de hipoglicemia

Recuerde comenzar con los ejercicios de entrada en calor, no comience directamente con su rutina.  Tome líquidos dos horas antes del ejercicio y evite deshidratarse. No haga ejercicio en sitios muy calurosos.   El mejor momento para hacer ejercicio es entre una y tres horas después de haber comido.

Durante el ejercicio,  revise sus niveles de glucosa si se siente mal;  no exagere con los ejercicios, no se estire de más, no haga ejercicios extenuantes y trate de mantener  un ritmo constante.

Al terminar la rutina de ejercicio disminuya paulatinamente el nivel de actividad antes de detenerse por completo y realice ejercicios de elongación. Controle sus niveles de glucosa sanguínea.

Medicación.

Debe controlarse el nivel de la glucosa sanguínea antes y después del ejercicio, especialmente si recibe insulina o medicamentos via oral para disminuir la glucosa en la sangre. El ejercicio cambia la forma en que el cuerpo reacciona a la insulina y esto puede causar alteraciones extremas en los niveles de azúcar (hiperglucemia e hipoglucemia). Estas son condiciones serias pero se pueden evitar con el control apropiado. El temor a estas condiciones no debe hacer que evite el ejercicio.  Como el ejercicio ayuda a bajar la glucosa en la sangre, es posible que tenga que ajustar la dosis de sus medicamentos para la Diabetes a medida que progresa en su programa de ejercicio.  Si usa insulina, no  la aplique en las zonas que vaya a trabajar intensamente con ejercicio. Por ejemplo no se inyecte la insulina en el muslo si va a correr.

Una vez comenzado el plan de ejercicios debe mantenerse centrado en la realización del mismo y no perder el entusiasmo inicial.  Para lograr esto puede variar el lugar donde se ejercita, invitar a otra persona a realizar actividad física y recordar los beneficios que le aporta la práctica de ejercicio.  El objetivo principal de su plan de ejercicio es generar un hábito de vida saludable como lo es la práctica de la actividad física seriada y con esto ayudar a su tratamiento dietético y farmacológico en la prevención de las complicaciones diabéticas.  Como dijimos al inicio, estamos en verano…  es  tiempo de caminar y disfrutar sus beneficios.

 

 



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player