Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Dra. Florencia Pons
Diabetes y Salud BucalPDFImprimirE-mail
Escrito por Dra. Florencia Pons

 

Como ya muchos saben, la Diabetes (también llamada Diabetes mellitus) es una enfermedad crónica que se caracteriza por la producción insuficiente de una hormona llamada “Insulina”, o por la disminución de la sensibilidad del organismo a dicha hormona. La Insulina actúa regulando la entrada de glucosa en las células para su transformación en energía. Cuando falta la Insulina, la glucosa se acumula en la sangre, con lo que aumenta la glucemia o concentración sanguínea de glucosa.

 

Se distinguen 2 tipos principales de Diabetes:

La Diabetes de tipo 1 (también llamada insulinodependiente, juvenil o de inicios en la infancia) se debe a la destrucción de las células pancreáticas productoras de Insulina. Por lo cual se debe administrar diariamente dicha hormona. Esta forma de Diabetes suele presentarse antes de los 30 años.

La Diabetes de tipo 2 (también llamada no insulinodependiente o de inicio en la edad adulta), se debe a la incapacidad del organismo para responder a la Insulina, es mucho más frecuente (representa entre el 90 y el 95 % de todos los casos de Diabetes). Esta forma de Diabetes afecta de forma casi exclusiva a los adultos.

Los síntomas pueden ser similares a los de Diabetes tipo 1, pero a menudo menos intensos. Por lo general la enfermedad puede diagnosticarse sólo cuando ya tiene varios años de evolución y han aparecido complicaciones.

Desde el punto de vista odontológico debemos saber que las personas con Diabetes corren el riesgo de tener infecciones en la boca porque son más susceptibles. La más prevalente es la enfermedad de las encías conocida como enfermedad periodontal. Dicha enfermedad puede dañar las encías y los tejidos óseos subyacentes.

La enfermedad de las encías también podría dificultarle el control de la glucosa (azúcar) en la sangre.

Otros problemas causados por la Diabetes son: la llamada “boca seca” (xerostomía) y la  infección por hongos (candidiasis bucal).

Xerostomía, boca seca.

Candidiasis oral.

Por todo lo dicho, es importante informarle a su odontólogo:

- si le han diagnosticado Diabetes

- si la enfermedad esta bajo control y

- los nombres de los medicamentos que esté recibiendo

 

¿Qué conexión hay entre la Diabetes y la enfermedad periodontal?

Como la Diabetes reduce la resistencia del organismo a las infecciones, las encías están entre los tejidos que  probablemente se afecten. La enfermedad periodontal, como dije, es una infección de las encías y del hueso de soporte de los dientes en la boca.

Los signos y síntomas de esta enfermedad son:

- encías rojas, inflamadas y sensitivas

- encías que sangran fácilmente

- dientes flojos

- sensibilidad al masticar

La enfermedad periodontal está vinculada a menudo con el control de la Diabetes. Por ejemplo, los pacientes con un control insuficiente del azúcar en la sangre parece que desarrollan la enfermedad periodontal más fácilmente y con mayor severidad, y pierden más dientes que las personas que tienen buen control de su Diabetes.

Por la baja resistencia y el proceso de cicatrización más largo, las enfermedades periodontales aparecen más frecuente y severamente entre las personas con Diabetes. Por eso es que es importante el buen mantenimiento de los niveles de azúcar en la sangre, una dieta bien balanceada que llene sus necesidades, la buena higiene oral en el hogar, los chequeos dentales regulares y los exámenes periodontales

Por lo tanto, recuerde que la prevención de la enfermedad periodontal depende del cuidado que usted le dé a su cavidad bucal diariamente, al control de su nivel de azúcar en sangre y del cuidado que el odontólogo le brinde a su cavidad bucal en su consultorio.

¿Qué se debe hacer si su boca se siente seca con frecuencia?

La saliva ayuda a eliminar las partículas de alimentos y mantiene la boca húmeda. Sin suficiente saliva, las bacterias continúan formando colonias. La xerostomía, o boca seca, es una queja común entre los pacientes dentales diabéticos. La sequedad constante irrita los tejidos blandos en la boca, causando a menudo inflamación, ardor y dolor. Esta condición aumenta además de las enfermedades periodontales, el riesgo de  caries dental.

Su odontólogo le puede recomendar un sustituto para la saliva que se puede usar para aliviar el malestar de la boca seca. Puede además recomendarle un enjuague bucal con fluoruro o la aplicación de fluoruro tópico en el hogar y en el consultorio dental para ayudar a prevenir las caries dentales.

La goma de mascar sin azúcar, las mentas sin azúcar, tomar frecuentemente sorbitos de agua o chupar pedacitos de hielo puede ayudar a aliviar la boca seca. Restringir la cafeína y el alcohol también puede ayudar.

Otras condiciones orales que pueden estar vinculadas con la Diabetes

La candidiasis oral, es una infección provocada por hongos (candida albicans) en la boca. Parece ocurrir más frecuentemente entre las personas con Diabetes (debido a que su resistencia a las infecciones es menor), incluyendo aquellas que usan dentaduras.

La candidiasis aparece como placas blandas de color blanquecino en la boca y la lengua.  Su odontólogo le puede recetar medicamentos para tratar esta patología. La buena higiene oral es crítica.

El liquen plano es un desorden de la piel que produce lesiones en la boca. Una forma más severa de liquen plano produce úlceras que erosionan el tejido superficial de las mucosas orales. Aunque no hay una cura permanente, su odontólogo le puede aplicar y/o recomendar un anestésico tópico u otros medicamentos para reducir y aliviar la molestia.

Líquen plano oral.

¿Qué se puede hacer para ayudar a prevenir los problemas en la salud bucal?

Los cuidados orales preventivos incluyen controles periódicos con su Odontólogo.

Los chequeos dentales regulares y los sondeos periodontales son importantes para evaluar la salud dental en general y para tratar los problemas dentales en sus etapas iniciales.

Su dentista le puede recomendar evaluaciones y procedimientos preventivos más frecuentes, como la eliminación del sarro, para mantener la buena salud oral.

Estos consejos son importantes si se quiere controlar la progresión de la enfermedad periodontal y de otros problemas de la salud bucal.

Ser diabético no significa tener lesiones en la cavidad bucal sino que es un estado predisponerte. Lo fundamental es la prevención.

Es responsabilidad del paciente diabético:

- concurrir al odontólogo mínimo cada 6 meses y asegurarse de que el profesional sepa que es diabético.

- la higiene bucal debe ser minuciosa y constante, realizar el cepillado de las piezas dentarias y lengua luego de cada comida. Complementar con el uso del hilo dental y enjuagatorios. Si es portador de prótesis dentaria también debemos higienizar las mismas y mantenerlas en buen estado y perfectamente adaptadas a los rebordes óseos.

En definitiva, saber y recordar, que la boca desempeña un papel fundamental en nuestra salud y bienestar general, forma parte de nuestra apariencia física y es el reflejo de un cuerpo sano.

 



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player