Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Dra. Andrea Mattiozzi
El Ejercicio en los Niños con Diabetes.PDFImprimirE-mail
Escrito por Dra. Andrea Mattiozzi

 

El deporte es un hábito de vida saludable, sobre todo cuando lo practican los niños. Ayuda a disminuir tensiones, favorece la concentración, la estrategia y la coordinación y ayuda a que el niño descanse mejor.  Por ello es importante aprovechar esta vuelta a clases y tratar de integrar el deporte a la rutina diaria.

 

Debemos aprovechar que venimos de una etapa del año en la que estamos más distendidos y disponemos de mayor tiempo para compartir en familia e intentar que los hábitos saludables que generamos en verano, se adecuen al resto de la actividad habitual.  Los niños físicamente activos (incluidos los niños con diabetes) tienen más posibilidades de estar motivados académicamente, prestar más atención y aumentar su autoestima. La mejor manera de que los niños hagan actividades físicas es incorporándolas en su rutina diaria.

Los niños, a medida que crecen,  encuentran más difícil lograr oportunidades para realizar actividad física todos los días, porque van adquiriendo más responsabilidades escolares, no son buenos o no les gusta el deporte que practica, no tiene modelos a quien imitar o las familias está muy ocupada para actividades extracurriculares. Los padres pueden transmitirle los beneficios de la actividad física y ayudarlos a incorporar una actividad en sus rutinas diarias. Al hacer esto, se establecerá un hábito de conducta que durará toda la vida.

Para motivar a los niños a realizar actividad física debemos hacer que el objetivo sea la diversión ya que si no disfrutan una actividad, difícilmente van a querer realizarla. La práctica de una actividad, como puede ser andar en bicicleta, mejora la habilidad y coordinación, lo que los incentiva a continuar con la misma actividad o a probar otra. Hay que darles oportunidades para ser activos, llevarlos a las plazas de deporte, centros comunales o clubes deportivos, donde se podrá elegir una actividad adecuada para la edad.   Actividades como subir a un tobogán, jugar a la pelota o a la mancha y andar en bicicleta pueden llevar a inicio de un hábito de vida saludable.

Prepararse para el ejercicio

Antes de empezar un deporte los niños deben contar con el control de su médico, ya que este lo guiara en como regular la medicación, el sitio de inyección de insulina según el deporte, la alimentación y el tipo de ejercicio adecuado para cada niño.

Al comenzar los niños la práctica deportiva es muy importante que los padres tomen una actitud positiva frente a la práctica del deporte  e indicarle  cuales son las precauciones extras que debe tener en cuenta al momento de practicar deporte, para entonces si poder disfrutarlo y  divertirse con el resto de los niños.

Puede ser que los niños con diabetes necesiten controlar su nivel de glucosa en la sangre durante la práctica deportiva y consumir una colación (una barra de cereales, una fruta o un jugo azucarado) durante la práctica deportiva, para prevenir hipoglicemia.

Se deberá controlas los niveles de glucosa antes, durante y después de la práctica deportiva para evitar hipoglucemias y controlar los niveles, ya que cuando estos son muy altos, no se puede realizar actividad física hasta que disminuyan.   Cuando las personas con diabetes hacen ejercicios, pueden experimentar una disminución de la glucosa  en la sangre (hipoglucemia) en algunos casos puede aumentar (hiperglucemia). La hipoglucemia puede ocurrir durante o después del ejercicio, cuando el cuerpo ha utilizado mucha de su glucosa almacenada, especialmente si los niveles de insulina se mantienen altos después de una inyección. Los signos de la disminución del azúcar en la sangre incluyen sudor, mareo, temblor, debilidad, ansiedad, hambre, dolor de cabeza, problemas de concentración y confusión o incluso presentar síntomas más severos.

A tener en cuenta

Una vez realizada la consulta médica previa al inicio de la actividad física, se le indicaran una serie de elementos a tener en cuenta, como pueden ser

Ajustar los horarios de los controles de glucemia: quizás se requiera un cambio en la frecuencia de los controles o a la hora que se realizan los mismos cuando los niños realizan ejercicio.

Dosis de insulina: su médico le indicara los cambios necesarios sobre el sitio de inyección de insulina y su relación con la actividad física, ya que esta debe inyectar en el sector del cuerpo con menos relación a la actividad deportiva que realice, por ejemplo no inyectar en la pierna si juega al futbol. Esto puede causar que la insulina se absorba más rápidamente, incrementando el riesgo de hipoglucemia.

Alimentación adecuada: los deportista deben seguir una dieta balanceada que les permita tolerar el ejercicio que realizan, en el caso de los deportistas con diabetes, deben tener cerca alguna colación, como una barra de cereales, un jugo azucarado o una fruta en caso de que algún control resulta con alteraciones o que presenta algún síntoma de hipoglucemia.  Recordamos también la importancia de la hidratación en la realización de la actividad física.

Extras: debe tener en un lugar practico (como un pequeño bolsito) los elementos para el control de la glucemia, la medicación, una tarjeta con la información sobre a quién llamar en caso de emergencia y una copia del plan médico de control de la diabetes. Guardar estos elementos en un bolso pequeño le facilitará recordar llevarlo a todas las prácticas deportivas.

Informar al entrenador: es importante que los entrenadores conozcan los pasos a seguir para  cada uno de sus deportistas con diabetes como los controles de glucemia, y la colación durante la práctica.

Estuvimos hablando de qué hacer cuando los niños comienzan a realizar deporte, de cómo incentivarlos para que adquieran hábitos de vida saludable. Aunque claro, también tenemos niños a los que no les gusta el deporte, y que hacemos entonces?

Debemos tener en cuenta que a algunos niños no les gustan los deportes de equipo (como el futbol) y que se divierten más con deportes  individuales (como la bicicleta). Lo importante es buscar una actividad física que le guste realizar para evitar frustraciones y alejamiento del deporte.  Dentro de las actividades deportivas individuales que pueden realizar los niños encontramos, caminata, carrera, andar en bicicleta, patinar, nadar, jugar al tenis,  bailar, gimnasia y artes marciales.

Si los niños no quieren participar de un deporte de equipo, tenemos otras variantes a probar. Entre ellas mencionamos tirar pelotas al aro de basquetbol, andar en bicicleta, jugar a la pelota o a la mancha, bailar, pasear al perro  o saltar a la cuerda.

Lo que debemos recordar es que los niños necesitan realizar actividad física 60 minutos 5 veces a la semana, que esta puede practicarse como deporte (futbol, basquetbol, patín, natación entre otros) o generar actividades de la vida diaria como puede ser andar en bicicleta, jugar a la pelota o a la mancha, bailar, pasear al perro  o saltar a la cuerda.

Lo importante es que todos los niños deben mantenerse activos y en forma, y así generar un hábito de vida saludable. Para los niños con diabetes debemos tener en cuenta todos los puntos extras que hemos comentado, los que permitirán disfrutar la práctica deportiva y la diversión familiar. La actitud positiva de los padres en este proceso es fundamental para motivar a los niños a la práctica deportiva.

 



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player