Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Dr. Carlos Russo
Rehabilitación de la Función Eréctil.PDFImprimirE-mail
Escrito por Dr. Carlos Russo

Como especialista en rehabilitación medica y sexología clínica, hemos encarado de forma más específica la rehabilitación de la erección  en los pacientes sometidos a cirugía prostática, radioterapia o a su combinación, lo cual genera una disfunción eréctil muy acusada.

Ante la presencia del cáncer de próstata, el Urólogo se ve en la obligación de salvar la vida del paciente. Todos estaremos de acuerdo con ese razonamiento. Como consecuencia, en una alta frecuencia, se altera la erección debido a la lesión de los nervios cavernosos que lleva a la disminución de la oxigenación y fibrosis de ese tejido el cual es el responsable de la erección.

No solo la cirugía radical de próstata es responsable de estas fallas. El cáncer de vejiga o el cáncer colo-rectal que obligan a cirugía y/o radioterapia, pueden comprometer seriamente la función eréctil y la calidad de vida del paciente.

A mayor lesión neurológica, mayor será el compromiso eréctil.

En el cáncer de próstata localizado, es decir, limitado a la glándula, la cirugía radical es la mejor opción terapéutica. La preservación del paquete neurovascular (bandeletas neurovasculares) sería fundamental para mantener una adecuada respuesta eréctil. Sin embargo, las investigaciones publicadas difieren mucho de sus buenos resultados, ya que hablan de entre un 20 y un 90 % de buen pronóstico, por lo que no dejan nada en claro.

La cirugía de próstata, por otra parte, genera acortamiento peneano, en el 70% de los casos, disminución del deseo sexual en el 60 al 80 % de los pacientes, eyaculación retrograda y orgasmo con incontinencia, llamada Climacturia, en más del 60 % de los varones operados.

Durante la cirugía de la próstata o en las otras patologías que antes mencionamos, se pueden lesionar los nervios cavernosos total o parcialmente. La extrema proximidad de estos nervios con la próstata, hace muy difícil su preservación. Si la lesión del nervio es parcial, su recuperación puede tardar entre 2 y 4 años. Si la lesión es total, el nervio no se recupera.

Durante ese periodo de tiempo no se producen erecciones naturales, lo cual disminuye la oxigenación cavernosa, lo que  lleva a la generación de fibrosis en el cuerpo eréctil del pene (cuerpo cavernoso) con la consiguiente disfunción eréctil.

A la lesión neurológica, en algunos casos, debe agregarse la ligadura de las arterias pudendas accesorias que comprometen más aun la oxigenación del pene.

El paciente sometido a radioterapia externa sufre de disfunción eréctil que según diferentes investigadores, puede alcanzar el 85 % de los casos. La acción de la radioterapia afecta vasos arteriales y venosos (en este caso produciendo la llamada fuga venosa), pero además lesiona el musculo liso cavernoso y el endotelio vascular, básicos para la erección. La falla de la erección por radioterapia puede aparecer desde los 6 meses a los 2 años luego de la aplicación.

La Braquiterapia, (colocación de semillas radiactivas en la próstata) también genera disfunción eréctil en cerca del 60 % de los casos en plazo similar al visto anteriormente.

Si a la cirugía o a la radioterapia se le agregan factores de riesgo vascular como Diabetes, hipertensión arterial, dislipemias, tabaquismo u otros o su concomitancia, peor y más grave serán los efectos sobre la función eréctil.

Posiblemente en el futuro, otra forma de aplicar la radioterapia, reduzca esos efectos adversos.

El cáncer de vejiga altamente agresivo, exige una cirugía que elimina, próstata, vesículas seminales  y ganglios cercanos con lo cual, mantener una respuesta eréctil adecuada es muy difícil y más aun si se debe agregar como a menudo sucede, radioterapia.

La rehabilitación peneana, tiene a través de sus distintas opciones terapéuticas, los siguientes objetivos:

- Prevenir las alteraciones del musculo liso cavernosos.

- Limitar la fuga venosa.

- Retomar y/o mejorar la función eréctil.

El éxito de esa rehabilitación dependerá, del grado de preservación de los nervios erectores, de cómo era la erección antes del tratamiento oncológico, del efecto vascular de la cirugía y de la existencia o no de enfermedades previas.

Opciones terapéuticas.

Si bien no existe un consenso universal de cómo debe ser el tratamiento, si es claro que debe ser lo más precoz posible.

Medicación vía oral (sildenafil o tadalafil) asociada a las inyecciones intracavernosas son sin duda, en nuestro medio, la mejor opción.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player