Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Dra. Rosario Bueno
La Diabetes Mellitus Tipo 2: ¿es un factor de riesgo cardiovascular o una enfermedad cardiovascular? PDFImprimirE-mail
Escrito por Dra. Rosario Bueno

La Diabetes mellitus (DM) y en particular el tipo 2, que representa alrededor del 90 % del total, es un problema de salud pública de gran dimensión, tanto por su elevada y cada vez mayor prevalencia, como por sus consecuencias cardiovasculares

La prevalencia de obesidad abdominal y Diabetes mellitus (DM) crece de forma imparable en todo el mundo, tanto en países occidentales como en los del tercer mundo. Se estima que en el año 2025  serán más de 300 millones.

 

Por otro lado la esperanza de vida de la población ha aumentado considerablemente en las últimas décadas. En la actualidad, la media de años de vida se sitúa en 80. Este incremento se debe en gran medida a la erradicación de enfermedades, a la reducción de la mortalidad por patologías frecuentes y a muchos cambios en los hábitos como son: la mejora del control de los alimentos y la generalización de las medidas higiénicas, tales como actividad física.

La enfermedad cardiovascular ha sido uno de los campos de la medicina en los que más se ha avanzado. Dos décadas atrás, el ictus o el ataque de corazón implicaban un desenlace fatal. Hoy en día, los pronósticos han cambiado y muchos pacientes consiguen recuperarse y vivir con absoluta normalidad.

Se plantea entonces la paradoja de por qué las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la principal causa de mortalidad en los países occidentales.

De hecho, cada año fallecen más personas en el planeta por este motivo que por cualquier otro. Y además, las previsiones que hace la Organización Mundial de la Salud (OMS), no avizoran una mejoría de estas cifras en un futuro cercano.

Aunque esta situación no es fácilmente modificable, sí hay otros aspectos sobre los que podemos influir: el colesterol, la hipertensión arterial, el tabaquismo, la Diabetes, la obesidad, el sedentarismo y el estrés.

Un cambio hacia una vida más saludable y activa abre una ventana de posibilidades para transformar en positivo el curso de la enfermedad cardiovascular, ya que, a diferencia de otras patologías de las que desconocemos sus causas, en esta ocasión conocemos las causas.

Por otra parte, las investigaciones aportan cada día nuevas evidencias sobre la reducción a la mitad del impacto de las patologías cardiovasculares mejorando estas causas.

Sabemos cómo podemos prevenir la enfermedad cardiovascular y manejarla de forma efectiva cuando ya se ha producido, pero al tratarse de enfermedades muchas veces silenciosas, no se ha logrado todavía concientizar a la población de forma generalizada.

En este sentido, un paciente informado es más activo ante las recomendaciones de un profesional, más responsable a la hora de seguir un tratamiento, y más capaz de tomar mejores decisiones para su salud. Sin embargo, hay veces que mucha información no basta y lo que se requiere es saber cómo manejarla.

¿Qué son los factores de riesgo cardiovascular?

Se entiende como factor de riesgo cardiovascular (FRCV) aquella característica biológica, condición y/o modificación del estilo de vida que aumenta la probabilidad de padecer o de fallecer por cualquier causa de una enfermedad cardiovascular (ECV) en aquellos individuos que lo presentan a mediano y largo plazo. Para la evaluación de este riesgo se han elaborado tablas o ecuaciones de probabilidades basadas en estudios prospectivos poblacionales. Las más conocidas son las del gran estudio de Framingham, llevado a cabo en el estado de Massachussets, EEUU, que permitió hace más de 50 años identificar y definir los factores de riesgo cardiovascular como auténticos precursores de la enfermedad coronaria y de la cerebrovascular, tal y como los conocemos ahora.

Esta investigación incluyó a más de 5.000 personas inicialmente sanas que se sometieron periódicamente a examen para determinar la presencia de posibles factores de riesgo. Todos los participantes fueron seguidos durante años con el fin de observar la aparición de complicaciones cardiovasculares.

Aún se siguen recogiendo y publicando datos de este importantísimo estudio, tanto de la población inicial, como de sus hijos y nietos.

En la siguiente tabla vemos los factores de riesgo clásicos descritos a partir de estos estudios:

 

¿Cuáles son los  principales factores de riesgo cardiovascular en la Diabetes?

Como vemos en el siguiente esquema el riesgo cardiovascular en la Diabetes es multifactorial:

 

¿Qué riesgos cardiovasculares implica la Diabetes?

Las personas con Diabetes son más propensas a tener enfermedades cardiovasculares que aquellos de la misma edad que no tienen Diabetes.

La enfermedad cardiovascular involucra al sistema de vasos que hace circular la sangre al corazón, cerebro y extremidades y puede conducir a ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

En las personas con Diabetes los niveles altos de glucosa en la sangre contribuyen al desarrollo de aterosclerosis, enfermedad en la que los depósitos grasos dañan al recubrimiento de las arterias, causando que se estrechen y endurezcan. La aterosclerosis, la principal causa de enfermedad cardiovascular, interfiere con el flujo sanguíneo, lo que lleva por ejemplo a:

- Enfermedad de la arteria coronaria e infarto agudo de miocardio

- Enfermedad cerebrovascular y apoplejía

- Enfermedad de arteria periférica y claudicación de miembros inferiores

- Cardiomiopatía e insuficiencia cardíaca

Según el “National Diabetes Education Program” de los Estados Unidos, el vínculo entre la Diabetes y la enfermedad cardiovascular (ECV) es bastante significativo:

- Los adultos con Diabetes tienen de dos a cuatro veces más probabilidades de tener ECV que las personas sin Diabetes.

- Las personas de mediana edad con Diabetes tipo 2 tienen el mismo riesgo de ataque cardíaco que las personas sin Diabetes que ya han tenido un ataque cardíaco.

- Los ataque cardíacos ocurren a una edad más temprana en personas con Diabetes.

- Las personas con Diabetes son más susceptibles de morir de un ataque cardíaco.

Las personas con Diabetes tipo 2, con frecuencia tienen un riesgo creciente de ECV por lo siguiente:

- Sus plaquetas tienen una tendencia adicional a acumularse llevando a problemas de coagulación y flujo sanguíneo escaso.

- Tienen índices más altos de presión arterial alta y obesidad.

- Tienden a tener perfiles desfavorables de lípidos, particularmente incremento de LDL o colesterol “malo,” bajos niveles de HDL o colesterol “bueno,” y niveles incrementados de triglicéridos.

- Un dato no menor es que las personas con Diabetes que fuman duplican su riesgo de enfermedad cardiovascular.

¿Qué podemos hacer para disminuir el riesgo de Enfermedad Cardiovascular?

Siguiendo las siguientes recomendaciones podemos  reducir la enfermedad cardiovascular en el diabético:

1. Modificación del estilo de vida. Dieta, ejercicio físico y cese de tabaquismo

Dieta cardiosaludable: rica en fibras, baja en grasas, evitando grasas saturadas.

Ejercicio físico aeróbico regular: al menos 150 min/semana de actividad física aeróbica, de intensidad moderada, repartida en al menos 3 días de la semana.

2. Obesidad. Si el sobrepeso  o la obesidad es leve, la pérdida ponderal entre 5-10% es

beneficiosa

Podría hasta llegar a considerarse cirugía bariátrica  en adultos con DM2 y obesidad mórbida (IMC mayor o igual a 35 ), especialmente si la DM2 o las comorbilidades asociadas son difíciles de controlar con un estilo de vida cardiosaludable y/o tratamiento farmacológico

3. Control glucémico. Valorado a través  de la Hemoglobina glicosilada: cuyos valores pueden variar de acuerdo a la situación clínica siendo el valor deseado: HbA1c menor a 7 %, HbA1c 7-8 %, o incluso mayor a 8 %, en pacientes  con ECV, especialmente en edad avanzada, antecedentes de hipoglucemia grave, esperanza de vida limitada, enfermedad microvascular avanzada o complicaciones macrovasculares, con Diabetes de larga duración.

4. Lípidos. Objetivo clásico: en pacientes diabéticos sin enfermedad cardiovascular manifiesta, el “colesterol malo” LDL, debe ser  menor de 100 mg/dl, con enfermedad vascular debe ser menor de 70 mg/dl.

5. HTA. Presión arterial menor 130/800 mm Hg

6. Ácido acetil salicílico (AAS). A la dosis habitual (100 mg/día) si RCV es mayor de 10 % a los 10 años

La terapia con medicamentos está disponible para controlar algunos factores de riesgo para la ECV, y prevenir o tratar la Diabetes y las complicaciones, tema que no tocamos en esta presentación.

Con el aumento de la incidencia de Diabetes en el mundo y especialmente en nuestro país, es un tema que nos toca a todos. Por lo mismo es que debemos ser proactivos e involucrarnos todos en el tratamiento, consultando y discutiéndolo con el equipo de salud.

Se debe cambiar el estilo de vida si no se condice con las metas que nos hemos trazado. Controlar permanentemente la glucosa en sangre, la presión arterial y chequeos de perfil lipídico.

Se debe educar, saber más, preocuparse ahora para no ocuparnos de las consecuencias después.

Contestando a la pregunta del título…

Hoy en día podemos decir que  la DM es una enfermedad no solamente endócrina, sino también cardiovascular. Se ha señalado incluso que podría ser, en su inicio, una enfermedad vascular que con los años conduce a hiperglicemia y afectación macrovascular establecida. Este último punto de vista es útil para comprender la enfermedad de forma global. La resistencia a la insulina parece encontrarse en el núcleo de la enfermedad vascular y está firmemente asociada con el riesgo cardiovascular. La hiperglicemia crónica produce productos que provocan envejecimiento precoz en tejidos y pared arterial.

Mucho queda por conocer de la enfermedad cardiovascular en la DM, sus mecanismos patogénicos (ambiente molecular, genético) y su prevención y tratamiento.

Si bien es importante la información que tengamos sobre Diabetes y enfermedad cardiovascular; el mensaje debe ser: el buen control de la Diabetes y los demás factores de riesgo, podrían prevenir y/o diferir la aparición  de la enfermedad cardiovascular.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player