Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Informes
Una historia de la Segunda Guerra MundialPDFImprimirE-mail
Escrito por Informes

Una historia real de la Segunda Guerra Mundial.

Queremos compartir con ustedes una emocionante historia real de la Segunda Guerra Mundial: la de Ernest Sterzer, un diabético insulino-dependiente que estuvo prisionero en el Campo de Concentración de Auschwitz.

Ernest Sterzer, nacido en Viena, Austria tenía tres años de edad, cuando fue diagnosticado con diabetes tipo 1 en 1928. Enseguida de su diagnóstico comenzó a inyectarse Insulina, que ya estaba disponible.

Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, Adolf Hitler y los nazis instigaron el Holocausto, un genocidio en el que aproximadamente seis millones de judíos fueron asesinados. Durante este tiempo, la “solución final de la cuestión judía” de Hitler llenó los campos de concentración con millones de presos, entre ellos Sterzer. Esta es la historia de cómo Sterzer sobrevivió el Holocausto y lo que tuvo que soportar con el fin de procurar la insulina necesaria para sobrevivir.

Pan por insulina.

Con tan solo 17 años, Sterzer fue llevado prisionero al campo de concentración de Theresienstadt en Checoslovaquia el 1 de octubre de 1942. Tuvo que dormir desnudo en los pisos fríos, con la mayoría de las personas mayores a su alrededor del mismo modo. Así morían los más débiles debido a las terribles condiciones y la inanición.

Sterzer pudo obtener la insulina a través robar pan en su trabajo en la panadería, que luego daba a a cambio de la insulina a una mujer que conoció su madre. Esta mujer era la amante de un guardia checoslovco que custodiaba el gueto, y por sus contactos podía conseguir insulina.

El 15 de octubre de 1944 trasladaron a varios, incluyendo a Sterzer, del campo de Theresienstadt y los llevaron a Birkenau, al campo de concentración de Auschwitz. Durante el viaje,  Sterzer perdió un pequeño estuche de cámara fotográfica en el que guardaba una jeringa, agujas y seis botellitas de insulina.

Llegada a Auschwitz.

Llegaron al campamento el 17 de octubre. Después de dos días sin insulina, Sterzer cayó en coma durante la noche y se despertó dos días más tarde en un hospital. El médico a cargo, un judío ruso, tenía insulina disponible y a pesar del uso de una aguja oxidada para inyectarlo, Sterzer logró evitar otras complicaciones en la sangre.

Aproximadamente dos semanas después, llego la noticia de que las tropas rusas avanzaban sobre Auschwitz y los prisioneros tendrían que ser transferidos. El médico de Sterzer lo salvó de una muerte inevitable a manos de guardias de las SS afirmando que su enfermedad se debió a una “pierna hinchada” y que estaba lo suficientemente bien de salud como para ser evacuado del campo.

Sterzer también se las arregló para recibir un paquete pequeño con insulina por parte del médico. Esta fue robada antes de que los prisioneros fueran trasladados. Sin embargo, pronto Sterzer se enfrentó nuevamente a estar viajando sin ninguna insulina.

Heinkel Werke.

Después de viajar en un tren de ganado, Sterzer se encontró en Heinkel Werke, una de las mayores fábricas de aviones de Alemania. Habían pasado tres días desde que se había inyectado la insulina por última vez.

Después de haber llegado a las 01:00, el médico que atendían a los prisioneros se presentó a las 07:00 y Sterzer, apenas capaz de ponerse de pie, logró decirle acerca de su diabetes tipo 1. Fue inyectado con insulina horas antes de que probablemente muriera, y se le dio un plato de sopa caliente: el primer alimento que había consumido en tres días. Este médico visitó a Sterzer cada tres días para darle la insulina, pero su condición física estaba disminuyendo, y después de 10 días en el Heinkel, su pierna derecha se había hinchado hasta el punto en que no podía caminar.

Sterzer tuvo un respiro temporal cuando fue admitido en un hospital para los judíos, pero después de una semana se le informó el suministro de insulina se había agotado. Se le dijo que volvería a ser transferido, esta vez a Oranienburg-Sachsenhausen.

Oranienburg-Sachsenhausen.

Oranienburg tenía un hospital bien equipado ya que fue construido en 1933, principalmente para los presos políticos y criminales. Sterzer tenía su orina chequeda dos veces al día, y su azúcar en la sangre una vez al día. En un momento recibió una dosis de 110 unidades para bajar sus niveles de azúcar en sangre peligrosamente alta.

Después de tres semanas en Oranienburg, la oreja de Sterzer tenía un flujo constante de pus y los médicos le dijeron que había desarrollado una mastoiditis. Al día siguiente, desarrolló una parálisis del velo del paladar, en el techo de la boca y dio crédito a sus constantes oraciones como la razón por la que todavía era capaz de hablar.

Después de haber evitado ser incluido en un transporte al campo de concentración Bergen-Bergen, donde probablemente habría ido a parar a las cámaras de gas,  Sterzer se aseguró un trabajo en el hospital: la entrega de alimentos a los presos y lavar los platos. Esto se terminó abruptamente cuando un guardia de la SS descubrió que un judío estaba trabajando en el hospital. Esto llevó a Sterzer recibir una paliza a la que se refiere como “una de las peores que he visto.”

Evacuación de Oranienburg.

Después de recibir una jeringa y un poco de insulina por parte de un enfermero, Sterzer y el resto de los prisioneros fueron evacuados de Oranienburg. Sterzer y los demás prisioneros fueron obligados a caminar 16 horas al día en lo que se conoce como una “marcha de la muerte”, cualquier prisionero que no mantuviera el ritmo era asesinado de un tiro en el lugar.

En la mañana del 2 de mayo de 1945, la última guardia de las SS había dejado el grupo de Sterzer, con las tropas de Estados Unidos y Alemania luchando en Schwerin, una ciudad de aproximadamente dos millas al norte de su ubicación. Sterzer tuvo la oportunidad de escapar y encontró a dos soldados estadounidenses que se lo llevaron y proporcionaron tratamiento médico.

De vuelta en Viena.

Al llegar de nuevo en Viena tres semanas más tarde, Sterzer descubrió que su padre había sido asesinado en las cámaras de gas en Auschwitz. Su madre también murió en los campos de concentración, mientras que su hermano fue capaz de volver a Viena.

En los principales hospitales de Viena, nada de insulina estaba disponible; increíblemente fueron los campos de concentración los únicos lugares que Sterzer habría sido capaz de obtener insulina.

Sterzer quedó ciego en 1953 debido a las hemorragias sufridas a manos de los guardias de las SS y las complicaciones debido a su falta de capacidad para inyectarse insulina todos los días.

Luego pasó a trabajar en el correo de Nueva York con la ayuda de su perra lazarillo, Sheila.

Ernest Sterzer murió el 1 de mayo de 1973, a los 48 años.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player