Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Dr. Raul Besio
Complicaciones Oculares y Control de la GlucemiaPDFImprimirE-mail
Escrito por Dr. Raul Besio

-¿Por qué el paciente con Diabetes debe prestar mucha atención a la salud de sus ojos?

-El concepto básico es este: nuestra vida de relación se hace en un 90 % con los ojos. El sentido que nos permite a todos nosotros manejarnos es fundamentalmente el de la vista.

En estos momentos la Diabetes se ha convertido en la causa de ceguera más importante que hay entre los 17-18 años y los 60 años de edad, o sea en la etapa activa y productiva de la persona.

La pérdida de la visión lleva a que esa persona no pueda tener actividad, y arrastra en ese problema además a familiares, a instituciones públicas y privadas, cambia toda la vida de esa persona.

-¿Aún hoy en día hay gente que pierde la vista por causa de la Diabetes?
-Ni hablar. Y va aumentando el porcentaje. Les doy ejemplos: en países que uno considera del “primer mundo” si se toma el número de ciegos cada 100.000 habitantes por año, va en aumento. En algunos lugares es de 7, 8 o 9 pacientes ciegos cada 100.000 habitantes por año. No va descendiendo, excepto en un país: Islandia. En este país, en base a un espectacular trabajo de prevención y screening, en el término de 17, 18 años consiguieron disminuir el número de pacientes con complicaciones. Y las explicaciones que dan los médicos islandeses son espectaculares y son de aplicación en cualquiera de nuestros países. En Uruguay esto podría ser aplicable sin ningún tipo de problemas el mecanismo de trabajo que han teniodo en Islandia para lograr esos objetivos.

-Hablemos de las cifras en Uruguay.
-No sé si realmente existen trabajos en nuestro país como para tener una idea clara de la cantidad total de pacientes con Diabetes y sus complicaciones. Trabajos sobre los porcentajes de complicaciones oftalmológicas no conozco.


-¿Cuál es la complicación más frecuente de la Diabetes a nivel oftalmológico?
-A nivel oftalmológico la Diabetes puede dar problemas de distinto tipo. Pero hay uno, la Retinopatía Diabética, que es la que puede llevar a una pérdida de la visión definitiva.

Otras complicaciones, como por ejemplo las Cataratas, son solucionables. Se operan y uno puede solucionar el problema.

En el tema de la retinopatía diabética, si bien existen tratamientos, como por ejemplo el rayo laser, o en forma discutida, inyecciones de distintas sustancias intraoculares. El rayo laser sigue siendo el primer tratamiento de elección. Aún con estos tratamientos las lesiones pueden llegar a un grado que pueden ser irreversibles.

El laser cicatriza lesiones, oxigena a la retina, puede mejorar determinadas etapas, pero después que se desencadena por ejemplo lo que se denomina edema de mácula, allí es muy difícil conseguir mejorías definitivas. De modo que la prevención de estas complicaciones depende en un 90 % del control de la Diabetes, y un 10 % de los tratamientos que se le pueden hacer al paciente desde el punto de vista oftalmológico.

¿Cuáles son las premisas más importantes a seguir a la hora de hablar de prevención?

-El concepto es el siguiente: el mecanismo de prevención de las complicaciones de la Diabetes está fundamentalmente en la relación médico-paciente. Es en esa etapa, cuando el paciente habla y recibe consejos del médico, que se juega el futuro del paciente.

El tratamiento de la Diabetes consiste en cuatro puntos: un control estricto y un tratamiento médico con hipoglucemiantes y/o insulina. El segundo punto: un régimen dietético. El tercer punto: ejercicio. Y el cuarto punto: educación. Estos son los cuatro puntos, los cuatro pilares con los que nos vamos a manejar. De ahí viene el concepto. En el comienzo de la carrera, y aún sin la experiencia que uno puede tener, se insistía en lo medicamentoso, la dieta y el ejercicio. En este momento yo creo que lo enorme y más importante es la educación del paciente con Diabetes. Que el paciente entienda la enfermedad que tiene y esto es la única manera de que el paciente siga las líneas que hay que seguir. Y de allí volvemos al concepto básico: eso solamente lo va a obtener con una correcta relación médico-paciente. Por más campañas o programas que existan, siempre todo va a terminar en el momento en que el paciente se sienta con el médico enfrente. Es ese médico el que tiene que inspirar en el paciente la necesaria confianza como para que el paciente siga las directivas que ese médico le da.

Inmediatamente después de ese concepto, en este momento un paciente con Diabetes debe ser visto por un equipo de diez especialistas. Es obligatorio que lo vea el médico endocrinólogo, cardiólogo, oftalmólogo, odontólogo, psiquiatra, educador, ginecólogo, deportólogo, etc., pero es que el paciente no tiene que ir por voluntad propia de uno en uno: cuando el paciente llega a una institución, ya tiene que existir ese equipo íntegral que lo vea y que le de a ese paciente el apoyo del equipo y fundamentalmente del médico que lo recibió y que va a seguir dirigiendo toda esa coordinación.

¿Ese paciente diabético tipo 1 o tipo 2 con qué frecuencia debe concurrir al oftalmólogo a hacerse controles?
-El paciente con Diabetes Tipo 1 en los primeros años no tiene lesiones. Igual tiene que ser controlado una vez por año. El paciente diabético Tipo 2 que no tiene lesiones, es obligatorio una vez por año examinarse dilatando la pupila para poder ver la retina.

En el paciente que ya empieza a tener problemas oftalmológicos, el control varía: cada tres meses o cada seis meses hay que controlarlo.



-Hay pacientes que llegan a la consulta con problemas oftalmològicos sin saber que tienen Diabetes…
-Es muy alto el porcentaje de pacientes que descubren su Diabetes cuando dejan de ver, y van al oftalmólogo. Y allí se dan cuenta que tienen retinopatía. Y entonces allí hay que hacer lo que se puede. A veces hay motivos que no son derivados al oftalmólogo en el momento oportuno.

-Pero no solo es controlar la glucemia, el paciente también tiene que estar atento a otras cosas…

-Dijimos que la prevención surge fundamentalmente de la relación médico-paciente. Los factores de riesgo ¿dónde están? Por un lado en le paciente. En el paciente el factor de riesgo más importante es el control de la glucemia. Lo primero y básico es el control de la glucemia. Ese control de la glucemia va a estar orientado por el médico y el equipo que lo atiende. El paciente va a tener que seguir una serie de directivas, y el control de la glucemia va a estar dado por el tratamiento que se haga, por el régimen dietético, por el ejercicio que va a tener que hacer y por la educación que tiene. Son los cuatro pilares básicos para mantener una glucemia dentro de parámetros normales.

A esto podemos agregar otros factores a tener en cuenta como el tabaquismo, la hipertensión arterial, las dislipidemias. Si uno consigue tener esos cuatro pilares controlados, se consiguen resultados realmente espectaculares.

Pero también hay factores de riesgo que vienen por el lado del médico: el médico por su parte tiene que conocer la enfermedad, la multiplicidad de factores que no es solo que el azúcar está alto y cómo controlarlo. Hay múltiples factores agregados que el médico tiene que analizar con el paciente: desde el perfil psicológico en que tiene que recibir orientación, hasta en el ejercicio que tiene que ser personalizado. Y fundamentalmente que ese médico le dedique el tiempo que necesita el paciente. Y en este momento con la forma de trabajo que existe actualmente, es muy difícil conseguirlo.

-Una vez instalada la retinopatía ¿cómo es el tratamiento con el laser?
-Primer concepto: el rayo laser, cuando se tiene que hacer, es realmente el tratamiento que es el indicado. El rayo laser no tiene por qué dar déficit visual. El paciente no puede ir al tratamiento con laser con miedo porque escuchó decir: “después que me hice laser vi menos…”. Esto no es real. El rayo laser bien hecho no tiene por qué dar un déficit visual.

El rayo laser no es doloroso. Puede dar molestias. Colocando una gota de anestesia, pero fundamentalmente hablando y tranquilizando al paciente sobre el procedimiento que se le va a hacer, se consiguen resultados excelentes. En la mayoría de los casos, el dolor proviene del estrés y de los nervios que el paciente siente porque no sabe qué se le va a hacer. Se tiene una idea del rayo laser absolutamente distinta a lo que es la realidad. El rayo laser es calor que cicatriza lesiones.

El laser no es mágico. No se puede esperar hacer un tratamiento con laser y que el paciente vea bien a los 10 minutos. El laser intenta detener lesiones. La expectativa de un tratamiento con rayo laser es que no avancen las lesiones. Y si el paciente al mismo tiempo comienza con un control correcto de su Diabetes, con una buena hemoglobina glucosilada (que según las nuevas directivas del MSP debe hacerse por lo menos dos veces por año para explorar el promedio de las glucemias en los tres meses anteriores), puede tener una mejoría de la visión, pero que no espere que el rayo laser solito le vaya a dar mayor agudeza visual.

-¿Qué recomendación final le daríamos a los pacientes con Diabetes?
-Un consejo fundamental: que el paciente con Diabetes no debe esperar a ver menos para ir a la consulta con el oftalmólogo. El paciente con Diabetes debe ir todos los años a hacerse un control con su médico oftalmólogo. Saber qué es la Hemoglobina Glicosilada y conocer cuál es el valor de la suya.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player