Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Dr. Ismael Terzano
Radiación Solar y Fotoprotección.PDFImprimirE-mail
Escrito por Dr. Ismael Terzano

La luz solar y la radiación UV de fuentes luminosas artificiales (290 a 400 nanómetros) pueden se tonificantes o tóxicas para la piel humana.

El sol es necesario para la vida, nos genera un sentimiento de bienestar para nuestra psiquis, es esencial para la síntesis de vitamina D, para crear un bronceado de aspecto saludable y para aumentar las propiedades fotoprotectoras de melanina en nuestra piel.

Sin embargo, la exposición excesiva a esta radiación que mantiene la vida, puede ser muy perjudicial para la piel de aquellos individuos cuyas defensas fotoprotectras naturales son escasas.

La radiación solar produce dos tipos de reacciones: una "buena" y una "mala". Las fotorreacciones que incluyen fotosíntesis, visión, síntesis de vitamina D, destrucción de agentes patógenos, fototerapia y fotoquimioterapia se consideran buenas y beneficiosas; pero la quemadura solar, el cáncer de piel, las reacciones fototóxicas y fotoalérgicas inducidas por drogas o agentes químicos, mutaciones, etc., se reconocen como perjudiciales. Estos últimos efectos de RUV dependen de la duración y la frecuencia de la exposición, de la intensidad del sol y el tipo de piel de cada individuo.

Efectos perjudiciales sobre la piel.

En una persona de piel clara existen 5 puntos de interés sobre los efectos perjudiciales de la exposición al sol:

1.- Los efectos agudos como quemadura solar, fototoxicidad inducida por drogas.

2.- Recargo potencial a largo plazo de las exposiciones repetidas e incontroladas al sol, que resultan en el desarrollo de arrugas, envejecimiento prematuro de la piel.

3.- Inducción de lesiones premalignas (queratosis solar) y malignas (carcinomas basocelulares-espinocelulares-melanomas).

4.- El daño fotoquímico acumulativo para el ojo que lleva a la formación de cataratas.

5.- Depresión del sistema inmune de la piel.

Recordemos además que la radiación solar puede provocar o agravar afecciones cutáneas. Para prevenir esas reacciones anormales inducidas por la luz, las pantallas solares no son solo útiles si no esenciales.

La radiación solar que llega a la tierra y que nos interesa por su acción sobre la piel es fundamentalmente el efecto UV, que se encuentra en una longitud de onda que va desde los 290 nm a 400 nanómentros.

La radiación UV de fuentes solares y artificiales es subdividida en tres bandas, desde las longitudes de onda más largas hasta las más cortas. Estas se denominan UVA - UVB - UVC.

La UVA se extiende desde los 320 - 400 nm.P roduce la reacción de bronceado. También puede desencadenar la reacción de quemadura solar, pero la capacidad de dar eritema de la UVA es muy débil: alrededor de 600 a 1000 veces menos efectiva que la UVB.

El eritema inducido por la UVA se observa despues de 10 - 12 horas de la exposición y es seguido por una reacción de bronceado tardio.

La banda de UBV se extiende entre 290 y 320 nm. Es la banda del eritema y la banda más efectiva para estimular la pigmentación cutánea. La reacción del eritema severo aparece a las 24 hs. de la exposición. Los efectos combinados de UVB y UVA son aditivos.

El UVC con una longitud de onda  menor a 290 nm no llega a la superficie terrestre.

Dado que el daño solar es acumulativo, a partir de las 2.240 horas de exposición (tres o cuatro veranos  de 4 a 6 horas de exposición) el individuo puede desarrollar cáncer de la piel.

Investigaciones científicas indican que los efectos contraproducentes a largo plazo del sol en la piel humana están determinados en un alto porcentaje por la exposición al sol durante la niñez.

Se sabe del aumento de la incidencia de cáncer de la piel. Todos los que nacen hoy en día tienen una posibilidad en siete de enfermar de cáncer en sus vidas. Pero la buena noticia es que se puede prevenir tomando algunas precauciones, y aquí es donde se debe educar al hombre desde su niñez.

¿Quiénes tienen más riesgo?
-Personas de piel y ojos claros “rubios” que difícilmente se broncean.
-Los que trabajan o hacen deportes al aire libre.
-Antecedentes personales o familiares de cáncer de piel.
-La investigación sugiere que varias quemaduras de 2º grado durante la niñez o adolescencia pueden aumentar el riesgo de desarrollar Melanoma.

Consejos.
Proteger la piel desde la primavera hasta el comienzo del otoño con pantalla solar y también en invierno si se realizan deportes invernales o trabajos al aire libre.

Protegerse de la radiación UV de los tubos de luz y de pantallas de computadoras.

La protección más importante debe ser  desde las 10 a.m. hasta las 17 p.m. Fuera de esas horas las radiaciones disminuyen un cuarto con respecto  a la del mediodía.

Es importante usar ropa de manga larga en las actividades al aire libre. Debemos acordarnos que cualquier vestimenta a través de la cual se pueda ver, también permite el paso de los rayos UV.

Cuando la ropa se moja pierde parte de su capacidad para bloquear los rayos solares.

Los tejidos sintéticos ofrecen mayor protección que el algodón.

Los filtros solares se pueden clasificar en dos grupos: orales y tópicos.

Los filtros tópicos se pueden a su vez subdividir en filtros químicos y filtros físicos.

Filtros solares orales.
Son productos químicos que rastrean y eliminan radicales libres generados por la acción de la radiación UV al actuar sobre la piel humana. Algunos ejemplos de estos filtros son: Tocoferol, Caroteno y el Ácido Ascórbico.

Tienen la desventaja que deben ser administrados a altas dosis, diariamente durante 3 semanas para lograr una concentración  adecuada y tener capacidad fotoprotectora.

El Ácido Ascórbico debe utilizarse en forma tópica  para que sea altamente eficaz y pueda potenciar la acción de los fotoprotectores tópicos.

Filtros solares tópicos.
El propósito de las preparaciones que constituyen un filtro solar tópico es el de proteger la piel de los efectos dañinos de la radiación UV. Se combinan equilibradamente productos químicos y barreras físicas de tal forma que cumplan la función de fotoprotección y sean cosméticamente aceptables.

Los preparados con filtros solares efectivos deben reunir las siguientes propiedades:

-Filtrar la mayor parte de la radiación UVA y UVB que inciden en la piel.

-Prevenir respuestas fotoquímicas bioquímicas responsables de la inducción  de reacciones como quemadura solar o alteraciones de proteínas (colágeno, elastina y queratina).

-Proteger el DNA de las células epidérmicas y dérmicas contra la formación de radicales libres responsables de efectos crónicos como fotoenvejecimiento, queratosis actínicas, carcinomas espinocelulares y basocelulares.

-Debe disminuir las reacciones de fotosensibilidad producidas por drogas  y UVA.

Los filtros tópicos físicos son generalmente formulaciones opacas que absorben, reflejan y dispersan la radiación UV y la luz visible. Los más utilizados como el Óxido de Zinc-Dióxido de Titanio no son fáciles de retirar aún después de sudar o nadar y por ello los pacientes no quieren usarlos.

Indicaciones.

Debe indicarse en todas las situaciones en que se requiera proteger la piel del bebé y niños de la radiación solar .

Asegura una protección máxima que aisla la piel, tanto del daño agudo provocado por UVB -como son el eritema y la quemadura solar-, como el daño crónico provocado por UVA que determina los cambios del fotoenvejecimiento.

Es sabido que para la síntesis de vitamina D sólo se necesitan pocos minutos diarios de exposición directa al sol. Todo el resto de radiación que reciba se acumula a nivel del DNA produciendo en otras etapas de la vida  cambios degenerativos.

El uso regular de pantallas solares de alto FPS entre los 6 meses y los 18 años disminuye el riesgo de desarrollar cáncer de piel, tanto melanomas como epiteliomas.

Se medica en todos tipos de piel, pero especialmente en bebés de piel clara Tipos 1 y 2 con escasa capacidad de bronceado, o con nevos melanocíticos ya sean congénitos o no, y cuando hay efélides (pecas) múltiples.

Otra indicación es la prevención y ayuda en el tratamiento de las fotoalergias y otras fotodermatosis, incluyendo las de la población adulta.

Modo de aplicación.

Se aplica extendiéndolo en capa fina en forma pareja, si es posible media hora antes de la exposición al sol. Recordemos que la exposición solar comienza cuando salimos de nuestra casa.

Protección de la radiación solar para los niños.

Mantener a los niños menores de 1 año fuera del contacto directo con el sol, protegiéndolos con un coche cubierto o debajo de una sombrilla.

Permanecer fuera de la exposición del sol entre las 10 y las 17 horas, que es cuando los rayos caen a la tierra en forma más vertical.

Planear las actividades al aire libre temprano, o a última hora de la tarde.

Usar ropa que cubra la mayor parte de la superficie corporal.

Educar a los niños tempranamente sobre la importancia de protegerse del sol.

A partir de los 6 meses de edad, aplicar fotoprotectores y permitir una exposición solar con moderación.

Evitar las camas solares, por la acumulación de los rayos UV.

Recordar que la arena, la nieve, el agua y el cemento reflejan gran parte de la radiación solar en nuestra piel. Sentarse en la sombra no es garantía de protección de quemaduras.

Las personas con alto riesgo de cáncer de piel como son los trabajadores al aire libre, deportistas y personas de piel clara o que tienen antecedentes personales y/o familiares de tumores de piel, deben aplicarse fotoprotectores diariamente.

Recordar.
Los fotoprotectores deben aplicarse 30 minutos antes de la exposición solar.

Un fotoprotector no pretende aumentar el tiempo de exposición solar, si no la protección durante las exposiciones.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player