Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Dra. Cristina Ferrand
Diabetes en el Adulto Mayor.PDFImprimirE-mail
Escrito por Dra. Cristina Ferrand

Como hay un aumento de la sobrevida de la población mundial y una mayor incidencia y prevalencia de la diabetes mellitus, es que hay mayor número de personas mayores de 65 años que la padece.

-¿Cómo se define una persona senescente? ¿A partir de qué edad?

-La edad a partir de la cual consideramos a una persona como “adulto mayor” se relaciona con la edad jubilatoria, ya que la jubilación marca un cambio de suma importancia en la vida de cada uno. En nuestro país hablamos de “tercera edad” a partir de los 65 años. Sin embargo la edad cronológica (años que llevamos de vida) no siempre coincide con la edad biológica, que depende del efecto del paso de los años en cada organismo. El envejecimiento es un proceso que debemos encarar lo antes posible para lograr que sea además un “envejecimiento exitoso”.

-¿Es lo mismo que la persona tenga diabetes tipo 2 y llegue a los 65 años que adquirir la diabetes en esa etapa de la vida?

-Sin dudas los avances de la medicina hacen que la expectativa de vida haya aumentado. Es cada vez más frecuente que pacientes portadores de diabetes tipo 1 o tipo 2 sobrepasen los 65 años de edad con una buena calidad de vida.

Los adultos mayores en quienes se diagnostica diabetes tipo 2 deben tener en cuenta que pueden llevar hasta 12 o más años de trastornos de su glicemia sin ser detectados, por lo que no difieren en mucho de aquellos diagnosticados en edades más jóvenes. Por tanto, su médico deberá realizarles un examen general para evaluar la presencia de complicaciones propias de esta enfermedad en ojos, riñón, corazón, etc., y en base a estos hallazgos decidir el tratamiento más conveniente en cada caso.

-¿Por qué el adulto mayor adquiere esta enfermedad, aún sin tener antecedentes que recuerde?
-El envejecimiento produce un aumento de la resistencia a la insulina que condiciona un aumento de la frecuencia de diabetes a medida que aumenta la edad. Si a esto se le suma un mayor sedentarismo y obesidad, el uso de medicamentos que producen hiperglicemia, y eventos estresantes en la vida de la persona (duelo, enfermedad), tendremos presentes todos los factores que predisponen a la aparición de una enfermedad que seguramente estuviera ya genéticamente determinada.

-¿Hay un límite entre lo fisiológico que le sucede al organismo en el transcurrir de los años, y lo patológico?

-Los cambios presentes en todos los individuos que envejecen, y que aumentan en magnitud con la edad representan el envejecimiento per se. Estos cambios determinan una disminución de la reserva funcional de nuestro organismo lo que se manifiesta por una respuesta anormal ante situaciones de stress físico, emocional o ambiental, pero no son una enfermedad. El envejecimiento es un proceso continuo, irreversible y universal, ya que le ocurre a todos los individuos, pero también distinto en cada persona e incluso en diferentes órganos de un mismo sujeto. El límite entre lo “normal y lo “patológico” está marcado por la incapacidad de mantener una función determinada. Por ejemplo, no es parte del “envejecimiento normal” que un individuo presente incontinencia urinaria, caídas a repetición, depresión, demencia o inmovilidad.

-¿El senescente puede tener una hiperinsulinemia y una resistencia a la insulina?

-Como decíamos anteriormente, el adulto mayor puede tener con más frecuencia que en la juventud una resistencia a la insulina y por tanto una hiperinsulinemia compensadora. Por eso es importante el chequeo anual de glicemia en ayunas y, si su médico lo considera necesario, la realización de una curva de tolerancia a la glucosa, tratando de detectar tempranamente la alteración del metabolismo de los azúcares. No nos cansaremos de repetir que mantenerse activo y con una dieta saludable es la mejor forma de prevención de esta enfermedad.

-¿Estas personas presentan los síntomas típicos de la diabetes: poliuria, polifagia, polidipsia, cansancio?

-Si bien pueden presentarse los síntomas típicos de diabetes, es aún más frecuente su hallazgo por exámenes de rutina, o con el debut de alguna de las complicaciones de la enfermedad: retinopatía, polineuropatía diabética, hipertensión arterial, insuficiencia renal, etc. Numerosos pacientes son derivados por su cardiólogo quien encuentra cifras altas de glicemia en su chequeo anual.

Por otro lado, los síntomas típicos pasan muchas veces desapercibidos tanto para el paciente como para su familia. La región de nuestro cerebro que controla la sensación de sed se encuentra disminuida en el adulto mayor, por lo que raramente presenta polidipsia. La poliuria puede enmascararse por la presencia de una incontinencia urinaria, que nunca debe considerarse normal. El “cansancio” también es achacado a la edad, así como el adelgazamiento (que suele ser discreta). Debemos estar muy atentos a cualquier cambio en el comportamiento, ya que la deshidratación es frecuente en los ancianos y lleva a menudo a cuadros confusionales, alteración del sueño, trastornos del humor.

-¿El control metabólico de este grupo etario es igual que en el adulto? ¿Por qué?

-En pacientes sin deterioro cognitivo ni funcional importante somos exigentes con el control metabólico. Aún en los pacientes complicados o muy añosos se debe mantener un control metabólico aceptable, ya que la descompensación permanente no solo favorece las complicaciones si no que predispone a infecciones, deshidratación, poliuria, incontinencia, disminución de las funciones cognitivas y funcionamiento psicomotor

Por otro lado, la polifarmacia es habitual a esta edad y la alimentación es en ocasiones más dificultosa ya sea por problemas propios del individuo en la deglución, masticación y digestión, o por dificultades en la adquisición y preparación de una alimentación adecuada. Muchas veces el anciano hace solo una comida importante en el día con una merienda-cena temprana y un ayuno posterior muy prolongado hasta el día siguiente. Todo ello lo expone al riesgo de hipoglicemias si buscamos optimizar el tratamiento.

Del equilibrio y análisis de estos elementos acordaremos con cada paciente las metas de control individual.

Adecuado    Admisible     Malo


Glucemia en ayunas                 <126        126 – 140    >140 mg%
Glucemia postprandial (2 hs.)   < 140        <180          >180 mg%
Hemoglobina Glucosilada         < 7 %        < 8 %        > 8 %

Metas de control glucémico en el adulto mayor


-¿Cuáles son los objetivos del equipo de salud en estos pacientes con diabetes?
-Los objetivos no varían con respecto a otros grupos etarios:
-Lograr una buena calidad de vida.
-Mejorar el estado nutricional con una dieta diabesaludable
-Mejoría sintomática.
-Uso de fármacos mínimos necesarios para lograr glicemias aceptables
-Evitar hipoglucemias.
-Prevenir complicaciones crónicas en ojos, riñones, corazón, etc
-Tratar enfermedades vinculadas a diabetes: infecciones, dolor, incontinencia, depresión, etc.

Mejorar la calidad de vida sin embargo no parece sencillo. ¿Cómo mejorar la calidad de vida de alguien que no siente estar enfermo, a quién le decimos que tiene una enfermedad crónica y que debe cambiar gran parte de sus costumbres y hábitos más queridos?
Nuestro único camino es involucrar a la o el  paciente y su familia en el tratamiento propuesto y acordar con ellos aquellos cambios que realmente sean posibles y satisfactorios. Debemos dedicar un tiempo a explicar el por qué de los cambios propuestos y enfocar claramente la atención hacia los logros positivos que tendrá esta persona y su entorno si adecua su vida a su nueva condición de diabético. La detección y tratamiento precoz de estados depresivos o de ansiedad que muchas veces acompañan al diagnóstico de diabetes, mejorará la adherencia al tratamiento y la sensación de bienestar de nuestro paciente.

-NO importa el número de enfermedades que se tenga, sino como se “conviva” con ellas;  cómo  repercuten en la autonomía y  calidad de vida.

-¿En qué casos recibirían insulina?

-Cuando el plan de alimentación, el ejercicio, y la medicación en comprimidos no son suficientes para mantener niveles de azúcar adecuados, es necesario iniciar la terapia con insulina subcutánea. En ocasiones es necesario su uso temporal, ya sea durante una enfermedad aguda, cirugía, o por tener que usar medicación que descompensa su diabetes (corticoides, citostáticos, etc.). La presencia de insuficiencia renal obliga al cambio a insulinoterapia. De no existir deterioro cognitivo ni déficit funcional el  adulto mayor podrá aprender a manejar esta técnica con tanta o más habilidad de la que precisa para administrar los múltiples comprimidos de medicación que necesitaba antes.

-¿Cuál es la complicación aguda más importante del adulto mayor con diabetes que toma antidiabéticos orales y/o insulina?
-La hipoglicemia es la complicación que más debemos prevenir. Su ocurrencia se relaciona generalmente con un manejo inadecuado de la dieta, ya sea por saltearse los horarios de colaciones o por ayunos prolongados, error en el manejo de medicación, aparición de insuficiencia renal o hepática y consumo de bebidas alcohólicas.

-¿Qué recomendación le daría usted a estos pacientes para que tengan una buena calidad de vida?
-El envejecimiento saludable va de la mano con la capacidad de los individuos de adaptarse a los cambios.
Si a Ud. le han diagnosticado diabetes, es el momento de que elija un estilo de vida saludable. La elección de estilos de vida saludables modifica positivamente el envejecimiento

Algunas recomendaciones generales:
-Mantenga una dieta saludable en cantidad y calidad
-Manténgase activo: lo que no se usa se pierde
-Preocúpese por entender y aprender sobre su enfermedad y su manejo. ¡Tome las riendas de su tratamiento!
-Evite la polifarmacia y la automedicación
-Un médico de cabecera es esencial (muchos médicos = muchos remedios = muchos efectos colaterales)

“Más importante que añadir más años a la vida es dar más vida a los años”



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player