Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Pod. Yolanda Testa
Lesiones digitales: factores de riesgo.PDFImprimirE-mail
Escrito por Pod. Yolanda Testa

En las personas con diabetes, uno de los factores de riesgo de lesiones en los dedos son las uñas.

Las lesiones que se pueden producir debajo de las uñas o en las zonas a su alrededor, pueden ser provocadas por diferentes afecciones en las mismas.

En condiciones normales, la uña es translúcida, lo que permite la visualización del lecho que es muy vascularizado, -de ahí la coloración rosa pálido que posee- y su forma es más o menos cuadrilátera y suavemente convexa.

Por diferentes causas, internas o externas, las uñas pueden cambiar su coloración, su aspecto, su grosor y adoptar distintas formas; pueden presentar aumentada su curvatura, ya sea longitudinal o transversal.

Las afecciones ungueales pueden traer serios problemas en pacientes con diabetes si no son diagnosticadas y tratadas adecuadamente y a tiempo. En este artículo nos vamos a referir a la uña involuta.

La uña involuta es la que presenta una aumentada convexidad transversal, encerrando entre sus bordes laterales el lecho ungueal. Según la mayor o menor convexidad, existen diferentes grados de uña involuta. Puede darse en forma unilateral o bilateral si  afecta a  uno o a ambos bordes laterales, y el grado más avanzado es la uña involuta cerrada. En algunos casos puede estar hipertrofiada (aumento de espesor) y en los canales ungueales presentar hiperqueratosis o callos, con o sin inflamación peri ungueal, (alrededor de la uña).

En la uña involuta, la piel de los canales ungueales reacciona con la formación de hiperqueratosis (callosidad) y/o callos. Esto se debe a que estos canales reciben una mayor presión de la uña, por la aumentada convexidad, lo que provoca en muchos casos un dolor intenso que puede llegar a invalidar a la persona. Esta alteración morfológica de la uña puede causar lesiones en los canales ungueales, en el lecho ungueal o en las zonas peri ungueales. Si no recibe un adecuado tratamiento, puede ser un factor de riesgo de una onicocriptosis (uña encarnada).



El tratamiento podológico se basa en realizar una técnica que se denomina  ortonixia, mediante la cual se trata de disminuir la curvatura transversal de la uña.

Hace muchos años que se realiza esta técnica y cada vez con más éxito, a medida que se ha variado su procedimiento en base a la  experiencia. En pocas palabras, consiste en pegar dos clips, (botones muy pequeños), uno en cada borde lateral de la uña, con un elemento de tracción entre ellos, con el fin de lograr la elevación de los bordes ungueales.  En breve se obtienen resultados satisfactorios, ya que en los primeros días la persona siente alivio, luego con el correr del tiempo, se comienza a visualizar la disminución de la curvatura  y el cambio morfológico de la uña y del dedo. De esta manera se puede disminuir la posibilidad de lesiones y por lo tanto, se disminuyen las infecciones y complicaciones.

La duración del tratamiento depende de:
-el grado de convexidad de la uña
-el grosor
-la existencia de deformidades de los dedos
-el tipo de calzado
-la colaboración del paciente

En conclusión, la aplicación de esta técnica logra disminuir la curvatura de la uña y por lo tanto:
-Disminuye la presión y el dolor.
-Disminuye la posibilidad de lesiones subungueales, infecciones en los canales ungueales (perionixis) y  onicocriptosis.
-Es un tratamiento incruento, indoloro.
-Permite que la persona siga caminando o haciendo deportes.
-Se evita la cirugía.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player