Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Lic. en Nut. María del Carmen Rodríguez
El esfuerzo permanente en Diabetes.PDFImprimirE-mail
Escrito por Lic. en Nut. María del Carmen Rodríguez

Cuando se nombra la palabra diabetes, se asocia la misma con una enfermedad de adulto, de gente grande, como dirían los chicos, pero no es así.

Hay 4 tipos  principales de diabetes:
Diabetes Tipo1. En estos pacientes la destrucción de las células del páncreas conduce a la incapacidad para producir insulina, por lo que, para sobrevivir, es necesario inyectarse insulina.
Diabetes Tipo 2. Se caracteriza por trastornos tanto en la acción de la  insulina como en la secreción de la misma. Ambos pueden estar presentes, pero a veces puede predominar uno sobre el otro. Generalmente se puede controlar con el cumplimiento del plan de alimentación, ejercicio regular y si es necesario antidiabéticos orales. Suelen requerir insulina a través de los años, para mejorar el control metabólico.

Hay otros tipos específicos de diabetes como por ejemplo, uno que es provocado por defectos genéticos en la función de las células beta, que son las productoras de insulina,  o bien defectos genéticos de la acción de la insulina. Otra posibilidad se presenta como enfermedades del páncreas y diversas alteraciones hormonales o alteraciones producidas por medicación.

Otro tipo de diabetes es la que se detecta por primera vez en el transcurso del embarazo y se le denomina Diabetes Gestacional.

Las previsiones para el futuro de esta enfermedad en el mundo dadas por la Federación Internacional de Diabetes para el año 2025 es de 333 millones de personas  que padecerán esta enfermedad y otros 472 millones estarán propensos a desarrollar la alteración de la tolerancia a la glucosa. En resumen el 6.3 % de la población mundial sería diabética. Para ello y con el único fin de prevenir esta enfermedad es que se trata que la gente tome conciencia y cambie y mejore sus hábitos de vida para lograr una buena calidad  de vida. Esto significa evitar la obesidad, el sobrepeso, realizar actividad física regularmente, comer saludablemente (calidad y cantidad de alimentos), abandonar el hábito de fumar, etc.

Pero, hay algo para pensar, y es que los niños y los adolescentes  que tienen diabetes Tipo 1 van en aumento y que 70.000 casos nuevos surgen cada año en niños de hasta 14 años en todo el mundo.

Para mucha gente la diabetes Tipo 1 en niños y adolescentes es poco común, pero debemos saber que existe y este grupo de personas está exigido para cumplir un tratamiento médico nutricional lo más cercano a lo que fijan las recomendaciones, lograr el buen control metabólico de su enfermedad según la edad del paciente (preescolar, escolar, pubertad, adolescencia). Es una enfermedad crónica infantil en la que los padres deben tomar decisiones  que varían  durante el día  y también todos los días: un día no es igual a otro.

El tratamiento de la diabetes Tipo 1 en niños y jóvenes se acompaña de implicaciones tanto emocionales como sociales y -por supuesto-, médicas. Para la obtención de resultados adecuados el reto está en la labor educativa que realicen y  en  la estrecha colaboración entre padres y familiares, equipo de profesionales en salud, maestros, amigos, etc.

Cada vez más los niños y adolescentes diabéticos están orientados, guiados, apoyados a cumplir con tratamientos intensificados, con múltiples dosis de insulina tratando de sustituir la falta de esta hormona y pretendiendo "imitar" la secreción de ésta por el páncreas. Esta prolija tarea va acompañada de varios controles de glucemia al día. Este grupo, -los niños-, crecerá sabiendo la importancia de unos de los pilares del tratamiento que es el automonitoreo para que en la adolescencia, período de muchos cambios, decisiones, rebeldía, impulsividad, cambios en el humor, no dejen de hacerlos.

Para los más pequeños así como para niños y adolescentes los controles de glucemia son la  guía para prevenir y/o evitar las hipoglucemias.

Los niños diabéticos realizan las mismas actividades que los no diabéticos: concurrir al jardín de infantes, la escuela, las clases deportivas, campamentos, paseos, siempre que el grupo de docentes sean responsables y conozcan el tratamiento del mismo y sepan resolver eventos tan importantes para la vida de una persona diabética Tipo 1 como lo es la hipoglucemia.

Es de destacar que el niño y/o adolescente diabético tiene el derecho de realizar su autocontrol cuando él lo necesite, así como realizar colaciones, o ir al baño dentro de su instituto de estudio como en otros ámbitos.

Los diabéticos  Tipo 1 de esta franja etaria al lograr un control metabólico adecuado para la edad, están cuidando  su órganos y tejidos para que en un futuro estén aptos para otros posibles tratamientos, ya que la investigación avanza constantemente.

El plan de alimentación en los niños y adolescentes tiene varios objetivos, entre ellos:
-asegurar un equilibrio nutricional para favorecer el crecimiento y desarrollo. Es necesario cumplir con las calorías que necesita, que estarán dadas por la relación  porcentual de los  glúcidos, proteínas y grasas, además de cubrir  vitaminas y  minerales.
-evitar y/o prevenir la hipoglucemia y las hiperglucemias. Esto se logra a través de una adecuada distribución  de glúcidos en relación  a  la dosis de insulina  indicada y de la  actividad física o ejercicio realizado, no dejando de resaltar el automonitoreo.
-enseñar, corregir y/o mejorar los hábitos alimentarios de la familia y del paciente diabético.

Es decir que es necesario integrar el plan de insulina con los horarios de comidas y esto es posible gracias a las insulinas de acción ultrarrápida que permiten flexibilizar el tratamiento.

La aparición  de la diabetes  de un niño o adolescente en la familia genera:
-estrés, que con el pasar de los días se logra disminuir
-cambios de conductas (ejemplo: horarios de comidas)
-aprender nuevos conocimientos sobre el manejo de esta enfermedad
-tener más tiempo para la familia
-preocupación por cumplir lo mejor posible las indicaciones médico nutricionales
-la necesidad de sentirse apoyado por el equipo de salud y por los seres queridos

Recuerde: el paciente diabético debe manejar su enfermedad, y no a la inversa. Para ello, la educación diabetológica que reciban los padres, la familia y el entorno que rodea al paciente, hará que el comienzo de esta frase sea posible y se convierta en realidad.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player