Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Lic. en Nut. María del Carmen Rodríguez
El acido urico elevado.PDFImprimirE-mail
Escrito por Lic. en Nut. María del Carmen Rodríguez

Cuidados nutricionales cuando se tiene un valor de ácido úrico elevado, teniendo o no Gota.

La gota es la inflamación de las articulaciones que se  caracteriza por una elevación en las cifras del ácido úrico. Se forman depósitos de cristales de este compuesto en las articulaciones. Puede ser por un error metabólico, congénito, o bien  motivado como por ejemplo por el consumo excesivo de alimentos que contiene purinas o ácido úrico.

La gota es una enfermedad reconocida desde la antigüedad. En los papiros de Ebers se hace mención de la artritis en el dedo gordo. En momias egipcias se ha comprobado la presencia de urato en tofos y cálculos renales.

La denominación de gota se originó en el siglo XIII porque la atribuyeron a un veneno que caía gota a gota sobre la articulación.

A Hipócrates de Cos se le atribuye la primera descripción de la gota úrica.

Celso (25 AC, 50 DC) ya planteaba la tendencia familiar a padecer gota y recomendaba el ejercicio regular y evitar la obesidad para su tratamiento. Los romanos describieron la gota y el sufrimiento de esta en las familias aristocráticas.

Galeno (131-200 DC) realizó las primeras descripciones de los tofos gotosos. Insistió en el papel de la dieta y supuso que la gota no se debía al acúmulo de uno de los humores clásicos, sino a una sustancia tóxica o "humor pecaminoso".

En el año 1679, el inventor del microscopio, Antonio van Leeuwenhoek, ya había observado cristales de urato procedentes de un tofo, pero hasta  siglos después  no se le reconoció su importancia. Recién en el 1907 Fischer describió su composición química.

Pasados los años y hasta nuestro días este mal lo sigue padeciendo cierto número de personas y su tratamiento será un plan de alimentación adecuado y la medicación específica que le indique el médico tratante.



¿Pero cómo se entera  la persona que tiene hiperuricemia?
Por un examen de sangre o porque empieza a tener molestias muy dolorosas en determinadas partes del cuerpo (articulaciones).

Muchas veces las personas con diabetes al realizar las rutinas de laboratorio, -glucemia, perfil lípídico, creatinemia, urea, y ácido úrico-  los resultados muestran cifras de este último por encima de lo normal. Es así que el médico tratante les dice que tiene hiperuricemia y que deberán cuidar de su alimentación. Las personas con diabetes entonces deberán cumplir con un tratamiento nutricional para la diabetes y conjuntamente para el ácido úrico.

¿Qué es el ácido úrico?

Es un producto que surge del metabolismo de las purinas, -que son parte de las nucleoproteínas-, y circula en el torrente sanguíneo. Como consecuencia de esto se  forman uratos de sodio que se depositan como tofos en las articulaciones.

¿Qué son los tofos y dónde se encuentran?

Los tofos son bultos que suelen aparecer en las articulaciones de los dedos de las manos, en la muñeca, así como el codo o en el dedo “gordo” de los pies o bien en lugares que no son visibles, formando cálculos (litiasis) como por ejemplo en los riñones.

Se puede tener hiperuricemia y no tener Gota. Las personas con diabetes  y con otros factores de riesgo como hipertensión arterial, obesidad central (abdomen prominente), y una alimentación inadecuada están más propensos a poder tener una hiperuricemia.
Un abuso en el consumo de cerveza puede ser el factor desencadenante de de una crisis de gota.

¿Cuál es el valor normal de ácido úrico en la sangre?
En el hombre hasta 7 mg/ml en la sangre y en la mujer menor de 6.

¿Cuáles son los alimentos que deben evitarse y/o restringirse?

Agruparemos los alimentos en tres grupos:

Con alto contenido en purinas: 100 a 1000 mg. de purina por cada 100 g. de alimento.
Anchoas, arenque, sardinas.
Caldo de carne, consomé, salsas de carne
Granos enteros
Achuras, extractos de carne, ganso, perdíz
Levadura de cerveza
Mejillones

Con contenido moderado en purinas: de 10 a 100 mg.  de purina por cada 100 g. de alimento.

Carne de ave
Carne vacuna
Mariscos
Pescado
Champiñones
Espárragos, espinaca
Porotos secos, lentejas,

Con contenido insignificante de purinas-
Café, té
Cereales, arroz, pastas
Aceite
Huevos
Manteca, margarina
Panes, galletas, pop
Leche, queso
Frutas naturales 
Vegetales, salvo los mencionados anteriormente
Vinagre
Gelatina
Helados, azúcar, dulces
Crema,flanes,
Hierbas, condimentos
Refrescos glucocarbonatados y dietéticos
Chocolate

Es importante resaltar que la restricción de los alimentos ricos en purinas será adaptada a cada persona y a la etapa de la enfermedad (empuje o mantenimiento). Las personas con diabetes tendrán un plan de alimentación que contemple su diabetes y la hiperuricemia.

Tomar abundante líquido, en especial agua (2 a 3 litros/día), más aún si la persona tiene antecedentes de cálculos -litiasis renal- de ácido úrico.

En períodos donde la persona está en sufrimiento, -dolores intensos en las articulaciones mencionadas- deberá cumplir con una alimentación más restrictiva en purinas y/o ácido úrico.

La medicación indicada para esta patología será indicada por el médico tratante pero no excluye el cumplimiento de un plan de alimentación adecuado

Cuando la persona tiene una hiperuricemia antes de restringir determinados alimentos mencionados, primero hay que evaluar qué estaba comiendo hasta el momento y si hay abuso de alimentos concentrados en purinas, como por ejemplo los embutidos.

Generalmente el aumento del ácido úrico en algunos pacientes va acompañado de alteración en las cifras de lípidos en sangre, ya que hay alimentos que son ricos en purinas y ácido úrico y también en colesterol.

Tomar abundante líquido, realizar una alimentación equilibrada, saludable, evitar la obesidad, controlar la presión arterial, restringir los alimentos problema para esta enfermedad y tomar la medicación indicada correctamente son las recomendaciones básicas para mejorar la calidad de vida de estos pacientes.


James Gillray (1757-1815)
Brillante caricaturista inglés que en sus trabajos abordó numerosos temas. En este grabado de 1799 ya hacía una referencia humorística acerca del doloroso problema de la Gota.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player