Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Dra. Alejandra Yusin
La Diabetes y la PIel.PDFImprimirE-mail
Escrito por Dra. Alejandra Yusin

-¿Son frecuentes las manifestaciones cutáneas en la Diabetes Mellitus?
-Aproximadamente 30 % de los pacientes diabéticos las presentan, según algunos autores. Si se suman las complicaciones, como las producidas por patología  vascular y repercusión en el sistema nervioso, ascendería a un 100 % en estos casos.

-¿Cuáles con las causas más frecuentes de consulta de los diabéticos en policlínicas de dermatología?
En la práctica diaria en nuestro medio, las causas más frecuentes de consulta son por micosis en piel o uñas (ungueales), y patología de miembros inferiores. 



-¿Por qué es importante conocer las enfermedades de la piel en el paciente diabético?
Porque nos permite por una parte, efectuar eventualmente el diagnóstico de la diabetes, ya que si no se conoce su existencia, puede ser lo cutáneo la primera manifestación que nos lleve a investigarla. Por otro lado, permite tratar alteraciones menores, pero que en diabéticos pueden originar complicaciones severas. Y finalmente pueden darnos un dato más en el control metabólico, por la aparición o no de ciertas enfermedades cutáneas.

-¿Son graves las lesiones de piel en el paciente diabético?
-La piel es un órgano más de los afectados. En la mayor parte de los casos son leves, pero algunas de ellas pueden ser muy riesgosas y aún  poner en riesgo la vida.

-¿Cuáles son esas enfermedades?

-No hay enfermedades cutáneas exclusivas y que sellen el diagnóstico de diabetes, sino que pueden verse en pacientes que no  la presentan, aunque su presencia nos obliga a investigar la posible causa.
Existen formas de agruparlas para clasificarlas y que sean más entendibles. Se pueden diferenciar las consideradas
-Marcadores cutáneos de la diabetes y síndrome de engrosamiento cutáneo
-Infecciones cutáneas
-Enfermedades frecuentemente asociadas
-Producidas por el tratamiento

-¿Cuales son los marcadores cutáneos?
-Los marcadores cutáneos están directamente relacionados con la diabetes, ya que ésta juega un papel determinante; sin embargo la mayoría pueden aparecer en NO diabéticos. Pueden preceder en años  a la diabetes, y cuando aparecen, su presentación puede ser diferente a la habitual. Citaré algunos  ejemplos:

Necrobiosis lipoídica.
Se ven en la cara anterior de las piernas con mayor frecuencia. Aparece como una lesión sobreelevada en la piel, rojo opaca, de bordes bien limitados, que empieza a agrandarse y deja en el medio un área atrófica o dura al tacto y poco flexible. Puede transparentar los vasos sanguíneos, ulcerarse, pigmentarse de color amarronado o violáceo con el tiempo y tiene evolución crónica. Se plantean múltiples tratamientos locales, o  por vía oral, así como quirúrgicos y cosméticos.



Dermopatía diabética  o “máculas pretibiales pigmentadas”.
Son “manchas” castañas, localizadas predominantemente en cara anterior de  ambas piernas; no dan síntomas y son crónicas. No tienen tratamiento.



Ampolla diabética.
Pueden ser únicas o múltiples, se ven en las extremidades, son tensas, indoloras y curan espontáneamente en 4-6 semanas.

Granuloma anular.

Se caracteriza por lesiones sobreelevadas, pequeñas, redondeadas, firmes al tacto, que pueden reunirse formando placas. Se localizan más frecuentemente en dorso de manos y pies, muñecas, codos, etc. Pueden persistir mucho tiempo. Tienen variados tratamientos según número de lesiones, si localizadas o diseminadas, que van desde corticoides locales, a medicación por vía oral.

Piel cérea y engrosamiento cutáneo.

Es más común en los trabajadores manuales y provoca una limitación de la movilidad articular. Es difícil describirla con palabras pero nos haría recordar a las características de la cera.

Acantosis Nigricans.
Algunas personas la tienen y desconocen su importancia. Se localiza en cuello, nuca, axilas, regiones inguinales.  La piel presenta en esas zonas un color pardo a negro, y tiene un aspecto rugoso

Enfermedad vascular periférica.
Este trastorno la persona lo sufre en las extremidades inferiores y se  manifiesta por claudicación dolorosa en la marcha, tiene dolor durante la noche, en  reposo, y faltan los pulsos arteriales. Cuando levanta la pierna, ésta se pone pálida. Tiene disminución de la grasa subcutánea. En estas personas la piel es brillante, ha perdido el vello, las uñas están engrosadas, pueden presentarse úlceras, erisipela, celulitis, gangrena y amputaciones en los casos más graves.

Hay personas que sufren de alteraciones del sistema nerviosos periférico y ejemplo de ello son las personas que tienen falta de sudor (anhidrosis) en los miembros inferiores, por lo que la piel se seca, se escama y pueden haber fisuras.
Algunos pacientes pierden la sensibilidad, los reflejos, presentan  engrosamientos de la piel en los puntos de presión (callosidades). Otros pueden presentar  úlceras (mal perforante plantar en talón o cabeza de primer metatarsiano), así como cambios en los huesos y articulaciones.

-¿Qué suelen provocar las infecciones?
-Las infecciones pueden ser por hongos (micóticas) o bacterias. Debido al terreno especial del paciente, de mayor susceptibilidad a las mismas, pueden presentarse clínica y evolutivamente diferentes y responder al tratamiento también en forma distinta. Pueden dar un mayor compromiso local y tienen tendencia a repetirse con frecuencia. Se presentan infecciones por estafilococos, estreptococos, pseudomonas, klebsiella, etc.

Las infecciones micóticas producidas por los hongos llamados dermatofitos, son muy frecuentes, se encuentran en la piel y uñas, sobre todo de pies.

En cambio, el género cándida se presenta en  pliegues, uñas, sobre todo de manos y piel de alrededor de las mismas. Los pliegues afectados son los inguinales, axilas, debajo de las mamas, interglúteos y perianal, favorecido por la oclusión, humedad y maceración de estas zonas.  Se observa enrojecimiento, descamación, exudación y prurito.

Cuando las uñas están afectadas (onicomicosis), se las ve engrosadas, con cambios de color o un aspecto “apolillado”. Debemos aclarar que no solo las onicomicosis generan alteraciones ungueales, si no que también pueden tener causas bacterianas, vasculares, por afectación del sistema nervioso periférico, etc.

El tratamiento de las infecciones sigue los mismos parámetros que en un paciente no diabético.

Merece especial atención el “pie diabético”, en la cual influyen múltiples factores, como el trastorno vascular, nervioso, las infecciones, por lo cual debe ser abordada por un equipo multidisciplinario (diabetólogo, medicina general, nutricionista, dermatólogo, cirujano vascular, traumatólogo), ya que debe mantenerse compensado y cuidado al paciente para alejar las posibles complicaciones (control adecuado de las cifras de glicemia, calzado adecuado, cuidado de la piel, evitar infecciones). Una úlcera y/o infección en esta entidad puede generar cuadros muy graves, con amputación del miembro y aún sepsis y fallecimiento del paciente.

-¿Cuáles son las enfermedades asociadas que puede presentar una persona con diabetes?

-Cuando hablamos de enfermedades asociadas, no queremos decir que una sea consecuencia de la otra si no que pueden coexistir con la diabetes. Ejemplos son el vitiligo,  la psoriasis,  prurito, entre otros.

Las enfermedades de piel causadas por el tratamiento son importantes porque es necesario interpretar las reacciones al mismo para sustituirlos por otros, ya que generalmente la medicación se necesita de por vida, y también para detectar interacciones medicamentosas. Pueden deberse a error técnico al inyectar la insulina, con lesiones en el sitio de inyección, abscesos, costras, cicatrices, áreas con cambios de color de la piel, granulomas (se palpan como áreas firmes a duras al tacto en el espesor de la piel), atrofia del tejido graso (lipoatrofia).

-¿La medicación hipoglucemiante puede dar reacciones en la piel?
-Las reacciones de hipersensibilidad a la insulina locales o generalizadas, han disminuido notoriamente con el uso de las modernas insulinas. Con respecto a los hipoglucemientes orales, es baja la incidencia de reacciones, si bien pueden originar erupciones máculo-papulosas, prurito, urticaria, eritema  transitorio en la cara.

Ante cualquier manifestación cutánea cuando se está recibiendo un tratamiento medicamentoso, es aconsejable consultar al médico tratante, así como ante cualquier cambio a nivel de piel que se note el paciente: de esta  forma se puede lograr un mejor control de la patología e instaurar las  medidas adecuadas para prevenir complicaciones más severas.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player