Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Lic. en Nut. María del Carmen Rodríguez
El debut reciente.PDFImprimirE-mail
Escrito por Lic. en Nut. María del Carmen Rodríguez

Si usted recientemente se enteró que tiene diabetes, seguramente que la noticia no le ha caído muy bien. Pero debemos seguir adelante y comenzar una etapa donde es importante poder llevar a la práctica diaria lo que el equipo de salud le indica: aprender, interpretar la información y compartir conocimientos sobre esta enfermedad se hace imprescindible.

Seguramente  lo que más “molesta” es dejar determinados hábitos que muchas veces no son los mejores o bien como decimos, inadecuados o poco saludables. Estos hábitos y/o costumbres muchas veces hay que modificarlos y el paciente, se encuentra  con cierta inseguridad de poder cumplir con las indicaciones, y entre ellas, las  nutricionales.

Usted debe tener claro que las personas con diabetes pueden comer de todo, siempre que sepa cómo elegir sus alimentos, en qué momento los va a comer y en qué cantidades lo va hacer. Es necesario que cada persona con diabetes sepa la cantidad, las porciones de alimentos que va a consumir, y esto dependerá de varios factores, entre ellos, sus necesidades calóricas, su actividad física y de sus preferencias por determinados alimentos o preparaciones. Esto último dependerá de cómo es su control metabólico (perfiles de glucemia),  ya que si éste es aceptable podrá disfrutar de lo que le gusta, siempre considerando la medicación hipoglucemiante cuando está indicada.

El compartir  con la familia y con los amigos el plan de alimentación indicado  debe ser, como decimos vulgarmente,  “algo normal” y no una carga o diferencia entre sus pares.

La experiencia  de años de trabajo, nos permite decir que a toda edad cuando surge la diabetes, la alimentación, -pilar básico en su tratamiento- es lo que en un primer comienzo le quita libertad al paciente. Esto radica principalmente en que le estamos diciendo a la persona una serie de consejos que deberán tratar de cumplirse para un mejor control metabólico de su enfermedad junto con otros pilares del tratamiento como lo son el ejercicio, la medicación hipoglucemiante y esto que estamos haciendo en este artículo que es la información, o bien cuando trabajamos en la consulta programada, planificada durante un tiempo y es la educación.

Incorporar las 4 comidas principales (desayuno, almuerzo, merienda y cena) y  agregar colaciones puede ser para muchos pacientes tarea difícil pero, como siempre decimos: no imposible. Siempre hay una posibilidad de cambio, de mejorar nuestro plan de comidas.

A su vez, para una persona que siempre tomó café o mate solo por  las mañanas y durante todos los días, introducirle el concepto de desayuno puede llegar a molestar mucho, pero con una explicación clara y fundamentando porqué es importante hacerlo, el paciente negocia el cambio. Este mutuo acuerdo, esta negociación, se  verá  reflejada en un mejor bienestar y pronto el paciente se dará cuenta que se pueden hacer las dos cosas: lo indicado y el placer de tomar mate, hábito tan arraigado en nuestra población.

El paciente diabético, a  través de las diferentes consultas, seguirá aprendiendo, recibiendo información nutricional, como por ejemplo saber por qué debe comer alimentos ricos en fibra y cuáles son sus beneficios, aumentar el consumo y variedad de vegetales y frutas seleccionando los de la estación, no dejar de agregar aceite crudo a sus comidas, incluir más frecuentemente el consumo de pescado, conocer el índice glucémico de los alimentos, etc.

Recordemos que el índice glucémico de un alimento es la respuesta que tiene el mismo en los valores de glucemia de la persona  luego que fue ingerido. Hay alimentos de alto y bajo  índice glucémico y esto se da por la composición que tienen los mismos. Es decir, si el alimento tiene almidón, cómo se encuentra en el mismo, por ejemplo en  la  papa: si está con fibra y proteína como en las lentejas, si está cocida o natural o qué tipo de cocción. El ejemplo más claro para comprender esto último es la papa: papa hervida fría o papa en puré. Las dos maneras van a tener una respuesta diferente, la primera sería la de un índice más bajo.

De a poco, usted descubrirá a través del automonitoreo glucémico que hay alimentos que demoran o retardan la digestión de los glúcidos o hidratos de carbono  y que evitan los llamados picos de glucosa en sangre. Ejemplo de ello es agregar fibra soluble  a sus comidas (salvado de avena mezclado con vegetales o bien con la harina de trigo o en una  sopa). Pero la tarea no es tan fácil cuando los padres de un niño con diabetes nos dicen: “¿y si le inyectamos la insulina y no quiere comer, qué hacemos? Y esperan una respuesta salvadora para ese momento. La respuesta está en poner en marcha los conocimientos, los consejos que le impartió el equipo de salud, tratar de evitar la ansiedad y el miedo, en especial cuando son muy pequeños, porque siempre hay una opción posible para llevar a cabo. Por ejemplo si no quiso tomar la leche ni comer las galletitas que siempre come, pero sí se comió una crema, o bien se esperó que pasara ese momento y al rato desayunó sin problemas, o hubo un día que no quiso cenar y comió primero la fruta y luego el plato principal, o que cuando vienen amigos a merendar con él tratamos de hacer una merienda igual para todos, por ejemplo con licuado de fruta y pop… Siempre hay una solución posible.

Es habitual que nos visiten adultos mayores (80 y más años) que recién a esa edad se  le presenta diabetes. Por supuesto que según cómo esté su control de glucemia trataremos de respetar sus hábitos nutricionales y le preguntaremos sobre qué hábitos tienen referente a horarios de comidas, ya que algunos desayunan muy temprano, otros muy tarde, así como a qué horas almuerzan, y algunas veces meriendan muy tarde, tipo 19 horas, y ya no comen más nada, y otros meriendan y cenan sin problemas. Llegar a un acuerdo nutricional es muy fácil y en otros es imprescindible si el médico diabetólogo le ha indicado medicación hipoglucemiante para el mejor control de su glucemia. En estos pacientes, las colaciones nos aseguran que están recibiendo el aporte necesario de glúcidos por día. Recordemos que en los adultos mayores debemos evitar las hipoglucemias (muchos de ellos viven solos) ya que los síntomas de la misma a veces no los tienen o se presentan muy tardíamente cuando ya la glucemia está muy descendida.

Una vez más decimos que la consulta con el equipo de salud debe ser participativa, cada integrante del mismo debe conocer al paciente a través de lo que él nos dice en cada entrevista, a su vez el paciente debe conocer al especialista que lo atiende y esto se logra a través del dialogo. Esa retroalimentación entre paciente y  médico, nutricionista, enfermera, podólogo, oftalmólogo, etc. es necesaria para que podamos avanzar juntos en conocer más sobre el tratamiento de la diabetes, es decir  conozca más sobre su enfermedad y pueda lograr un mejor control de la misma y  evite las complicaciones que esta provoca cuando no hay una buen control metabólico.

No se desanime, verá que con poco esfuerzo se logra una mejor calidad de vida.   





Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player