Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Dra. Ana María Díaz
El cuidado de los Riñones.PDFImprimirE-mail
Escrito por Dra. Ana María Díaz

Se habla  mucho de las complicaciones que tienen los diabéticos en general tipo 1 y tipo 2, pero los pacientes a veces no saben muy bien cómo prevenir esas complicaciones renales. ¿Qué tienen que hacer? ¿Por qué tienen que cuidarse tanto los riñones? ¿Qué hacer para cuidárselos antes de llegar a una complicación? ¿Es posible prevenir una complicación  en los riñones?

-¿Por qué es importante cuidarse los riñones?

-Son dos los riñones que poseemos y los dos filtran todas las sustancias que el organismo desecha, es como un colador donde van pasando a través del riñón todas las sustancias que si se acumularan, nos intoxicaríamos. De hecho, cuando no funcionan los riñones sucede una intoxicación por urea y eso trae como consecuencia problemas en todo el resto del organismo. La urea acumulada daña todo el cuerpo: el corazón, los huesos, las arterias, entonces no solo va a hacer el problema el riñón si no toda la repercusión que va a traer en el resto del organismo, eso es fundamental. Pero el riñón no se descompensa agudamente en los pacientes diabéticos. En  forma habitual lo que sucede es que el paciente diabético tenga alterado varios sistemas del organismo. Como se sabe más comúnmente es que los diabéticos por ejemplo pueden tener las coronarias afectadas y hacer un infarto, pueden  tener a nivel del sistema nervioso polineuropatía, a nivel de la visión, pero también los riñones se dañan con la diabetes y esto es lo que los nefrólogos tratamos de evitar de que suceda o por lo menos tratar de retrasar el empeoramiento de la función del riñón lo más posible.

-¿Es un proceso que se da de un día para otro o es en forma paulatina?

-Se va dando en forma paulatina, es decir, un diabético en determinado momento descubre que es diabético, y ya ahí nosotros nos creamos la duda acerca de cuánto hace que es diabético. Porque a lo mejor fue detectada en un examen pre operatorio, por una rutina que se hizo o porque se quiso hacer un chequeo y ya era diabético y no sabía. Pero ese antes que ni nosotros ni él pudiéramos saber, ya puede haber ido dañando al  riñón, entonces cuando se descubre la diabetes, ahí nosotros empezamos a contar la objetividad de la lesión del riñón, y ahí es cuando nosotros prestamos más atención.

En etapas tempranas el riñón puede estar dañado y no se manifiesta de ninguna forma, o sea que no hay síntomas, entonces quizás lo siga un médico general o un diabetólogo y parecería ser que el funcionamiento renal está bien. Pero nosotros en estas etapas tempranas pedimos un examen más especifico de la orina que se llama medición  de la microalbuminuria. La albúmina es una proteína que está en la sangre que el riñón no filtra habitualmente, pero cuando está enfermo empieza a pasar en pequeñas cantidades y aumentar en forma progresiva. La orina que uno pide en un examen general que se hace en el carné de salud no muestra si la pérdida es muy pequeña, pero si nosotros pedimos específicamente que dosifiquen la microalbuminuria y aparece positiva, entonces para nosotros es el primer signo de que existe una nefropatía diabética incipiente. Ésta es la etapa que nosotros recalcamos control estricto porque es acá que podemos detener la enfermedad del riñón, no de la diabetes porque ella tiene su evolución, pero es acá donde podemos actuar desde el punto de vista clínico atendiendo al paciente y con medicación que también podemos indicar, y eso se valora en cada caso.


-¿Cuáles son los pasos después que se tiene un resultado positivo? ¿Esa sería una nefropatía incipiente? ¿Qué pasos tiene que dar el paciente para que no avance?
Los pasos que nosotros recalcamos son: el paciente tiene que seguir consultando con su diabetólogo, no lo puede abandonar. Va tener consultas como se las determine el diabetólogo, mensuales, cada 15 días, etc., y consultas con el nefrólogo que ya pasa a ser otro especialista en la lista de sus consultas.

Varios puntos son importantes en esta etapa de nefropatía incipiente:

Uno de ellos, recalcando que ya se lo debe haber dicho el diabetólogo, y es que con fines de no empeorar la nefropatía debe evitar el sobrepeso. La obesidad es un factor más que daña el riñón ya que además da eliminación de albúmina, o sea que además de la diabetes la obesidad también haría eliminar albúmina y ya de por sí la albúmina eliminada así daña el riñón, o sea que tenemos que evitar el sobrepeso, una alimentación correcta que la nutricionista guiará.

Otro punto es el ejercicio que sea accesible a cada paciente, lo que uno aconseja es que sea de forma regular, además eso ayuda a mantener un peso adecuado. Lo que se aconseja entonces es que el ejercicio sea en forma regular.

Además del ejercicio y evitar la obesidad, se deberá tener un buen control de la glicemia, de la presión arterial ya que es fundamental. Uno pretende que un diabético tenga menos presión arterial que una persona que no sufre diabetes, si ahora el límite que marca la Asociación de Hipertensión Arterial es de 14/8 – 14/7, para los diabéticos queremos inferior a esa cifra: 12/7 - 12/6. Lo ideal es tratar de que esté por debajo de esas cifras, y eso también es un círculo con lo otro, si uno es obeso sedentario va a tener más presión o se predispone más a la hipertensión.

Es importante también mantener un régimen hiposódico, con poca sal, y evitar   comer alimentos salados, evitar también la comida chatarra, -en especial los jóvenes que están apegados a ésta-, evitar comer todos los días minutas fuera de la casa, valorar la comida hecha en casa con criterios de salud.

Otro punto que no podemos dejar de mencionar es la dislipemia, para lo que debemos informarnos de la dieta para poder tratarla.

Dentro de las medidas higiénico-dietéticas no debemos olvidar el daño que produce el tabaquismo y el alcohol.

Lo otro que nosotros realizamos es la indicación de medicación reno-protectora, o sea que protege al riñón. De eso hay medicaciones que están todavía a prueba y que salen trabajos pero no hay grandes experiencias. De lo que sí hay experiencias y son seguros, son medicamentos antihipertensivos, los inhibidores de la enzima de conversión y de los receptores de la Angiotensina II. Son un tipo de medicamentos para la presión arterial que lo que hacen es proteger al riñón, entonces si la persona tiene presión alta esta medicación le va ayudar a los dos problemas: a bajar la presión y a proteger el riñón  y en el caso de que no sea hipertenso la dosis es más pequeña y uno lo que hace es controlarlo más seguido, eso esta comprobado científicamente. Para nosotros recalco es muy importante esta medicación reno-protectora.

-¿El auto-cuidado del paciente influye en la evolución?
-Por supuesto. Una persona desprolija en su cuidado de salud, que tiene hiperglucemias seguidas, que come con sal, que no se controla, que es obesa, que no hace ejercicio, que no concurre al médico, tiene más chances de una nefropatía. El simple hecho del control médico periódico es parte de las medidas protectoras para que el riñón no se dañe.

Hoy día hay una predisposición genética a que algunos diabéticos hagan nefropatía y otros no. Aquí se estaban haciendo experimentalmente algunas determinaciones. Lo importante es que si la persona tiene microalbumuniria, debe recibir la medicación.

Un diabético puede ser negativo a su tratamiento de la diabetes, luego de aceptada la dolencia comienza con las complicaciones de la diabetes, la neuropatía, retinopatía, y todas estas complicaciones lo pueden limitar, pero se insiste en el tratamiento de retardar las complicaciones, puede tener mejor calidad de vida. Yo siempre les explico a los pacientes que uno no determina el fin, y que uno  tiene que vivir sus días lo mejor posible.

En cuanto al riñón, uno puede ofrecerle diálisis o trasplantarse, pero lo mejor es tratar de que llegue lo más tarde a diálisis por él y por nosotros, ya que es más difícil  tratarlo y en el trasplante también. La prevención es retardar las complicaciones pero es mucho más, es la calidad de vida.



-¿Qué exámenes de rutina no pueden dejarse de hacer y el paciente diabético debe exigirle a su equipo de salud?

-Para nosotros es fundamental el examen de orina que a veces es un examen que cuesta pedirlo y hacerlo. En los pacientes internados cuesta obtener un examen de orina y para nosotros es tan fundamental. En el caso de los pacientes que guardan todo su historial de exámenes, es útil rever los informes de orina que tiene de años atrás.

Un diabético debe realizarse un examen de orina por lo menos una vez al año. Es más, si un paciente que esté con su diabetólogo y por problemas actuales económicos no pueda acceder a los diferentes especialistas, si el medico le pide en examen y ya aparece como patológico apareciendo trazas de albúmina, es indicio de que debe ver al nefrólogo.

Dos veces al año sería importante tener el examen de orina en pacientes que ya tienen proteinuria. Es fundamental. Cuando se realizan charlas a nivel médico se insiste en el examen de orina. La microalbuminuria los nefrólogos la pedimos en caso que la orina común muestre negativo. O sea que no a todos los diabéticos se les pide microalbuminuria, si aparecen trazas o algo mínimo ya no pedimos microalbuminuria. Nosotros la pedimos ya porque detectamos que tienen una nefropatía diabética. 

-¿Cuales son las etapas una vez que esta instalada la nefropatía y ese paciente comienza su tratamiento y cuánto mas grave puede llegar su situación?

-Cuando ya esta instalada la nefropatía, otro chequeo médico que hacemos es conocer la función renal, porque puede tener el riñón alterado pero sin toque de su funcionamiento, en principio en la medida que eso vaya empeorando entonces ya ahí nosotros le vamos marcando, de acuerdo al nivel de urea y creatinina en sangre, con qué frecuencia se tiene que controlar. La frecuencia es más contínua cuando tiene insuficiencia renal de grado 2-3. Con una creatinina de 3 mg. es un paciente diabético prácticamente seguido por nosotros.

-¿Y cuando llegan a diálisis?
Es la última fase y de hecho una cosa que a los diabéticos los ponemos en antecedentes que son pacientes que entran con valores de urea y creatinina más bajos que los pacientes habituales que entran en diálisis. Eso es algo que nosotros hemos visto sobre todo en la parte de polineuropatía, no avanza tanto si entran más temprano.

La otra etapa es el trasplante. En general, si son pacientes jóvenes, nosotros los estimulamos enseguida  del ingreso a diálisis para que se pongan en lista de espera para transplante renal.

No todos los pacientes que entran en diálisis son diabéticos. Dentro del riñón hay varias enfermedades, una de ellas, así como la diabetes, es una glomerulopatía, pero hay otras glomerulopatías diferentes, algunas patologías que son hereditarias, como es la poliquistosis, que es riñón con muchos quistes. La otra que está en segundo lugar es la hipertensión arterial, que con el correr de los años las arterias sufren y van desgastándose afectando varios órganos, manifestándose a nivel renal como una insuficiencia.

En resumen: cuidar la presión arterial, el control metabólico, glucídico y lipídico hacer ejercicio, cuidar el exceso de sal (en el Uruguay las comidas que se compran son saladas). Hay que cambiar la conducta, comer más sano. Evitar el sobrepeso, tabaquismo y alcohol. La prescripción de medicamentos nefroprotectores.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player