Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Lic. en Nut. María del Carmen Rodríguez
Verano, agua e hidratación.PDFImprimirE-mail
Escrito por Lic. en Nut. María del Carmen Rodríguez

Decimos que el agua es  un nutriente esencial  y universal  para la vida. Todos los procesos metabólicos necesitan agua. Por esto, le brindamos algunas recomendaciones que parecen elementales, pero pueden significar la diferencia entre un estado de salud y otro de enfermedad.

-Cuando una persona tiene sed debe tomar agua.

-Si usted no tiene sed, igual debe tomar de 6 a 8 vasos de agua por día.

-Si es un día caluroso, debe tomar agua para calmar la sed y no jugos, leche, ni licuados.

-Si realiza ejercicio de competición, no caiga en el error de tomar poco líquido para mejorar su rendimiento.

-Si es una persona que transpira mucho, tome agua en cantidades moderadas, en pequeños intervalos de tiempo, de esta manera evita malestares estomacales.

-Si usted cree que tomar más café es mejor para hidratarse, no es correcto. El café aumenta la producción de orina por su contenido en cafeína, lo que lo lleva a tomar más liquido.

-Cuando una persona realiza 30 minutos de ejercicio (caminata, correr, jugar a la paleta, bicicleta) debe tomar agua y una ingesta que dependerá de la intensidad del ejercicio de, variando de 15 hasta 30 gramos de glúcidos.

Pero, ¿qué es realmente la deshidratación?
Cuando un organismo pierde el 20 % del agua corporal está en peligro, ya que solo el 10 %  ya ocasiona trastornos graves.

Se dice que la cantidad de agua que se toma es equivalente a la que se pierde.

Como el organismo no puede tener un provisión de agua extra por “si acaso” , se debe tomar tanto como se pierde en las 24 horas. Esto es para mantener la salud y el equilibrio del medio interno.

En los ancianos se puede ver alterada la ingestión de líquidos ya que la sensación de sed está disminuida o bien no la tienen; esto hace que estén en mayor riesgo de deshidratación, se agrega  la  polifarmacia,  a veces la  fiebre, la  diarrea o los vómitos.

Un individuo que vive en un clima normal, no cálido. puede llegar a consumir entre líquidos y el agua escondida en los alimentos aproximadamente 2.100 c.c. Además se suma la cantidad de agua que se forma de la oxidación de los alimentos (agua metabólica)  que son aproximadamente 200 c,c. más. Pero puede llegar a eliminar con la orina y las heces 1.600 c.c. Además,  no olvidemos que a través de la piel se pueden llegar a perder 100 c.c. y la pérdida insensible promedio podrá ser de 700 c.c. (ver  cuadro).

Lo planteado demuestra que cuando el organismo pone en funcionamiento la sensación de sed es que debemos tomar agua ya, es una señal del cuerpo, es una alerta.

Cuando el consumo de agua no es suficiente la orina es más oscura, decimos que está más concentrada.

En resumen, las pérdidas de agua ocurren a través de los riñones en la orina y del tubo digestivo en las heces (pédida sensible de agua) y a través de los pulmones por el aire que exhalamos y del vapor de agua que se pierde por la piel (pérdida insensible).

La diferencia está en la pérdida insensible, ya que la persona no se da cuenta, esta pérdida es continua e inconciente (ver cuadro).

El agua que contienen los jugos digestivos, junto con otros líquidos extracelulares, van a parar al tubo digestivo donde son reabsorbidos casi todos en el intestino (ileon y colon), habiendo una pequeña cantidad que se elimina por las heces (100 c.c.). Como la cantidad que se reabsorbe equivale al doble que la del plasma sanguíneo, las pérdidas excesivas -o sea abundantes- del líquido gastrointestinal por diarrea tienen consecuencias tan serias en especial en los niños pequeños y en los ancianos. Por esto es sumamente importante conservar el aporte de líquido cuando hay un cuadro digestivo, o bien una deshidratación.

Las personas con diabetes.
Las personas con diabetes deben respetar la ingesta de líquidos totales del día, saber que las infusiones, tisanas, mate, refrescos dietéticos no tienen aporte glucídico, que son de consumo libre en el día, no así los licuados de frutas, aunque sean con agua y no con leche.

Muy importante: en los días de temperaturas elevadas suele suceder que algunas personas disminuyan sus ingestas por el malestar que esto provoca. Nos sentimos  “lentos, pesados,  con pocas ganas de movernos” y muchas veces hay falta de apetito y se come menos de lo habitual. Las personas con diabetes que toman medicación hipoglucemiante o que se inyectan insulina, al  disminuir el aporte pueden provocar una  baja en  las cifras de glucemia (hipoglucemia: glucemia por debajo de 0.70 mg./dl.).  Para evitar problemas es recomendable realizar controles de glucemia capilar para ajustar la dosis de hipoglucemiantes (siempre siguiendo las indicaciones médicas) o bien no olvidar las colaciones, o si no completó la comida principal aumentar el aporte de la colación. Su nutricionista lo orientará al respecto.

Equilibrio del agua (cifras promedio en mililitros)
Gasto de agua

Liquidos                                                               1400
Agua de los alimentos                                             700
Agua de la oxidación celular del alimento                  200
Total                                                                   2300

Consumo de agua

Temperatura                    Clima                Ejercicio
Normal                        cálido               prolongado

Orina                                       1400                           1200                   500
Agua en heces                            100                            100                   100
Piel (perspiración)                       100                           1400                 5000

Pérdida insensible
Cutánea                                     350                            350                   350
Sistema respiratorio                    350                             250                   650
Total                                       2300                            3300                 6600

Fuente: De Guyton AC, con modificaciones: Texbook of Medical Physiology, 9ª ed. Philadelphia: WB Sanders,1996).



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player