Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Lic. en Nut. María del Carmen Rodríguez
Recomendaciones nutricionales para el Adulto Mayor con Diabetes.PDFImprimirE-mail
Escrito por Lic. en Nut. María del Carmen Rodríguez

Las personas con diabetes mayores de 70 años deben cumplir en los posible con un plan de alimentación considerando las siguientes recomendaciones.

En primer lugar recordar que es necesario realizar las cuatro comidas principales (desayuno, almuerzo, merienda, cena) y una o dos colaciones o ingestas ya indicadas por la nutricionista tratante.

Es importante que la persona cada día coma en los mismos horarios.

El adulto mayor con sobrepeso u obesidad y con poca o mínima actividad física (por lo menos caminar) deberá tener una alimentación no excedida en calorías porque a mayor peso más dificultad para sus movimientos, y pueden provocar problemas cardiovasculares y respiratorios, ya que hay un descenso del gasto calórico total.

Las personas que realizan actividad física, ya sea porque caminan diariamente o van a un club a cumplir con un plan de ejercicio, no lo deberán hacer en ayunas; sí con  una ingesta antes del mismo y luego de finalizado. Es importante que tengan presente las ingestas las personas que reciben medicación hipoglucemiante, ya sea comprimidos o insulina.

Una vez al día deberán consumir un plato de vegetales crudos, si los toleran. Si son dos veces al día, mejor, con el almuerzo y la cena. Los vegetales cocidos también están recomendados, según la porción indicada.

Los alimentos ricos en almidones como las pastas, la papa, el arroz, la harina de maíz y los granos acompañan el almuerzo y la cena en cantidades pequeñas en las personas que tienen sobrepeso, y en porciones hasta llegar a medio plato llano en las personas delgadas o aquellas que realizan actividad física.

Una porción de carnes al día (vacuna, pollo, pescado) aporta proteínas de alto valor biológico (retirándole la grasa visible y la piel del pollo) junto con las claras y el huevo entero (2 a 3 veces por semana).

La leche semi descremada sola o con el agregado de calcio, o con hierro (cuando hay anemias), así como la que tiene Omega 3 están indicadas en cantidad de 2 a 3 tazas diarias. Los  yogures dietéticos pueden estar presentes en lo desayunos y/o merienda por la porción de leche o bien como una colación. Los pacientes que sufren de estreñimiento pueden tomarlo como postre de una cena o como una colación. Su nutricionista le dirá si es posible.

No olvidar que el aceite crudo es una excelente fuente de calorías, aporta ácidos grasos esenciales y son fuentes de vitaminas liposolubles (A, D, K y E). No se debe abusar, pero no hay que omitir su ingesta.

En las personas mayores hay una alteración del gusto y muchas veces exageran en los condimentos y en la sal que agregan a las comidas, y al disminuirla o retirarla dicen “la comida no tiene gusto” y dejan de comer por esa causa. Es importante acordar el uso controlado de la sal ya que más peligroso es que pierdan el deseo de comer.

Generalmente la fruta es un alimento muy aceptado por el adulto mayor. Dos o tres porciones diarias, crudas o cocidas con edulcorantes están permitidas.

El  pan y las galletas son alimentos que se consumen en el desayuno, con la merienda y a veces sustituyen una cena acompañando una taza de leche. La persona debe saber qué cantidad es la que debe comer por vez.

Recordar que tomen agua durante el día ya que hay una alteración en el mecanismo de la sed.

No se debe sustituir ningún alimento por té solo, café solo, mate amargo o tisanas. Estos se pueden tomar libremente ya que no tienen valor calórico (no contienen glúcídos, proteínas ni grasas) y se recomienda que sea livianos y no fuertes, porque son estimulantes.

En el adulto mayor agregar al plan de alimentación diario alimentos que nunca tomó ni comió (yogures, verduras) se hace dificultoso. Respetar en lo posible sus hábitos y las posibles alteraciones digestivas y otras patologías agregadas que pueda padecer, además de los recursos económicos del mismo, hará posible que cumpla con la indicación médico-nutricional.

Ejemplo de  distribución de comidas de un día.

Hora 8:30. Desayuno.
Una taza de leche con una cucharada de avena y con edulcorante. Una tostada con mermelada dietética.

Hora 11. Colación.
Una pera en compota o una  fruta natural.

Hora 13. Almuerzo.
Un plato de sopa de pastines, una hamburguesa de carne “casera”. Ensalada de tomate sin semilla y pelado con orégano. ¼ plato llano de puré de zapallo y ¼ plato llano de arroz con  perejil y ajo. Una naranja o ½ taza de  ensalada de frutas.

Hora 16:30. Merienda.
Café con leche. Galletitas al agua (5 unidades chicas), una tostada  y queso para untar bajo en grasas, ricota o queso magro.

Hora 19:30. Cena.
Sopa de verduras en juliana. Puré de papa con espinaca picada y clara de huevo, aceite y queso. Ensalada zanahoria cocida. Compota de manzana y pera.

Hora 21 o 22.  Colación.
½ taza de crema sin azúcar, yogurt dietético o leche.

Agregar  los condimentos que guste: orégano, perejil, pimienta, nuez moscada, limón, vinagre etc., y por supuesto el aceite.

Atención: las porciones serán las indicadas en su Plan de alimentación.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player