Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Lic. en Nut. María del Carmen Rodríguez
El Comienzo de Clases.PDFImprimirE-mail
Escrito por Lic. en Nut. María del Carmen Rodríguez

Es importante resaltar la alegría y el entusiasmo de los primeros días de clase que nos  trasmiten los niños,  nos contagia y nos hace revivir algunos de nuestros recuerdos a su edad. Algunos continúan, otros comienzan en jardines de infantes o en la escuela. En algunos casos se suma a esta  actividad, la diabetes.

A continuación se plantean recomendaciones para que se tengan en cuanta en relación  al cuidado de la diabetes  cuando su hijo va al jardín de infantes o a la escuela.

-Consultar al médico diabetólogo sobre el  horario que el niño estará  en clase por el posible ajuste o cambio en la dosis de insulina.

-Hablar con la dirección del instituto docente, con los maestros o profesores, y con el  profesor de educación física que estén relacionados con el niño.

-Hablar con la persona a cargo de la cantina del lugar, para saber qué tiene para ofrecerle al niño con diabetes, y sugerirle otras opciones si no las hay.

-Informar a los docentes sobre diabetes  tipo 1 y su tratamiento, así como cuáles son los síntomas de la hipoglucemia y el manejo de la misma. También mencionarle cómo se puede comportar el niño cuando su glucemia, baja ya que no todos tienen los mismos síntomas (sueño, irritación, quietud, etc.)

-Los maestros y los auxiliares de clase deben saber dónde lleva el niño las pastillas de glucosa o caramelos, para cuando los necesite.

-En el caso de los niños más pequeños, que el docente a cargo controle si come la merienda  que  llevó.

-Explicar que el niño puede jugar, participar de todas las actividades como los demás, salvo indicación médica o sugerencia de la familia por algún motivo especial.
Saber cuál es la hora de actividad física del niño, (gimnasia) para reforzar la comida anterior o la merienda si fuera necesario. También en algunos casos se ajustará la dosis de insulina por parte del médico tratante.

-Siempre ofrecerle al niño llevar agua  para tomar. Los refrescos dietéticos o jugos   dietéticos (polvo) también pueden usarse como variación.

-Las meriendas deben ser variadas y no repetidas, en especial  son los escolares los que las reclaman.
-El docente debe saber que el niño o el joven tienen el derecho a controlar su glicemia en el aula en el momento en que sientan que tienen que hacerlo, ya sea porque tiene síntomas de hipoglucemia o porque se siente inseguro. Esto es importante, el adulto a cargo  lo acompaña  y le ofrece la protección que le daría su familia si estuviera allí.

-Los docentes deben saber que el niño o joven diabético puede manifestar deseos de ir al baño en cualquier momento, y debe permitírsele hacerlo. Esto es un derecho del niño que los padres deben dejar perfectamente claro en la escuela o liceo.

-Si el docente comprueba que el niño está comiendo un caramelo o pastilla, que le pregunte cautelosamente por qué lo está haciendo.

-Si el alumno almuerza en el comedor de la escuela, los padres deben saber cuál es el menú y plantearlo a la nutricionista del equipo que atiende al niño, para ver si es suficiente y/o acorde con sus necesidades. En muchos institutos de estudio hay nutricionistas que supervisan el comedor. Es imprescindible dialogar con la profesional  para facilita la tarea.

-Es importante que los docentes les recuerden de inyectarse insulina a los niños que comen en el comedor de la escuela y que necesitan inyectársela antes del almuerzo.

-No se debe increpar al niño si no comió la merienda que llevó, y sí comió la de su compañero. Esto forma parte de las tentaciones y muchas veces de un intercambio “entre amigos”. Es corregible y no es un drama. Lo importante es que el niño nos cuente sin miedo lo sucedido.

-Es importante que el niño con diabetes lleve algún día más de una merienda para compartir con sus amigos.

-Los compañeros de clase deben saber que  él tiene diabetes.

A continuación se sugieren algunas de las meriendas posibles (dependerá de la indicación médico-nutricional): las porciones son indicadas por la nutricionista del equipo de salud que lo atiende.
-Un yogurt con cereales 
-Seis galletitas de arroz chicas con mermelada diet y queso
-Una porción de pizza
-Un sándwich 
-Scones con jamón  o queso
-una fruta
-una barra de cereal y yogurt  dietético
-una porción de torta dietética
-leche achocolatada dietética (porción indicada)
-un bizcocho salado
-bizcochos miniaturas salados (porción indicada)
-una porción de torta salada
-2 empanaditas de carne, pollo o atún
-2 empanaditas de manzana y dulce diet
-jugo de naranja y un quesito suizo
-bizcochitos “besitos de nuez”

Los días de festejos de cumpleaños son especiales en edad escolar. Es importante que el niño pueda participar de los mismos con la opción de comer un trozo pequeño de torta. El valor afectivo de ese momento puede ser tal, que el hecho de no permitírselo puede entristecerlo. Muchas veces son ellos que deciden no comer la torta ofrecida. Piénsenlo…

Es importante que los padres  elijan una caja o “lunchera” de cartón o plástico, segura, para colocar en ella 5 sobres de azúcar o un frasco con azúcar , un vasito y/o una botella de refresco con azúcar, pastillas de glucosa y una cucharita. Esta caja que esté bien cerrada,  con el nombre del niño. Deberá quedar en la clase dentro de un placard o escritorio cerrado. Si fuera necesario recurrir a ella en caso de hipoglucemia, la maestra podrá ofrecerle al niño sin dificultad lo que necesita. Esta caja puede contener además, un papel con sencillas instrucciones escritas, para el momento de usarla. Además, los padres le explicarán a los docentes cómo deben actuar si su hijo tiene una hipoglucemia.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player