Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Dr. Probo Pereira
Los cuidados de la piel.PDFImprimirE-mail
Escrito por Dr. Probo Pereira

-¿Las personas con diabetes deben protegerse más o extremar sus cuidados porque son diabéticos?
-Las personas con diabetes o sin ella deben cuidarse de la misma forma. Las personas con diabetes pueden tener una serie de alteraciones cutáneas propias de esa dolencia, algunas que la predispongan a recibir mayor daño de la radiación ultravioleta del sol. Pero no es quizás una cosa tan destacada. Quiero decir con esto que ciertas patologías debidas a la diabetes condicionan a mayores daños, especialmente porque se ingieren una serie de medicamentos que son foto sensibilizantes, que hacen que el paciente sea más sensible a la radiación solar por el hecho de tomar medicamentos como los antidiabéticos orales.

Yendo a lo general del tema, el daño solar ocurre por exposición solar en determinadas condiciones. En primer lugar no es lo mismo la piel de un recién nacido, de un lactante, de un escolar, de un adulto o de un adulto mayor. Se comporta de diferente modo y tiene distinta capacidad de reaccionar. En segundo lugar estamos hablando en el Uruguay. Las coordenadas climáticas acá son muy especiales ya que estamos en un área en que la intensidad de la radiación solar es muy notoria. En la consulta uno habla con personas que han tomado sol en el Caribe, o en el Mediterráneo, y nunca quedaron con la piel roja, en cambio aquí sí. Esto es propio de nuestras latitudes y hay que tener conducta para estas variables.

-¿Qué medidas hay que tomar en cuenta?
-El sol en nuestro país tiene mayor intensidad en algunos meses, para recordar esto podemos considerar que los nombres de los meses que tiene la letra “ere” son los que el sol es más intenso: septiembre, octubre, noviembre, diciembre, enero, febrero, marzo, abril, marzo.

-¿Qué se debe considerar en los días nublados?
-En los días nublados se deben tomar las mismas precauciones que si no hubiesen nubes. A la gente que se expone sin cuidados en esos días,  la quemadura solar le aparecerá 24 horas después, el daño solar es agudo. Es de destacar que el sol tiene una gama de radiaciones y una de ellas es la calórica, y cuando el sol no se recibe directamente no se percibe el calor, pero pasan lo rayos ultravioletas a través de la nubosidad, no dan aviso, pero a las 24  horas la persona va a tener la quemadura solar.

-Importa también el día y la hora…

-Las horas no son una cosa caprichosa, hay que entender esto con una base de información y con el sentido común de las personas. Es decir, los días son diferentes y cambian durante los meses y también hay que saber por qué los horarios son diferentes. Si la persona tiene información adecuada, entonces sabe como protegerse.

-¿Cuál es la información adecuada?
-Reconocer el daño del sol. Es un hecho que no se puede obviar, que puede actuar en forma inmediata o aguda mediante la quemadura solar, que puede ser tan grave como una insolación y dejar secuelas muy graves. Hay otro tipo de reacción que es bastante inmediata, -sin llegar a grados extremos-, que es el enrojecimiento, pero luego ya vienen las quemaduras de primer grado (piel rojiza), de segundo grado (ampollas) y tercer grado que son las más graves.

-¿Qué son las reacciones  inmediatas y las tardías?
-Cuando nos referimos a daños inmediatos, existe un daño que provoca un intento de protección, que es una pigmentación inmediata que no es eficaz. La pigmentación eficaz es la que aparece progresivamente después de unos días y es acumulativa. Pero la protección que nos brinda la naturaleza es muy relativa frente a intensidades de sol muy altas.

Las reacciones tardías son las que aparecen a lo largo de la vida. Una reacción intermedia seria la pigmentación, el bronceado que a su vez no protege. Está demostrado que la gente que trabaja al sol -ahora con protector-, es la que veíamos reiteradas veces, antes del conocimiento de este tema, con cáncer de piel. Así que ese daño solar es acumulativo, prolongado y que además  de pigmentar  la piel no la protege.
Hay daño solar que es acumulativo que pasa por diferentes etapas y que va llevando a nivel de la dermis, del tejido elástico, a una serie de alteraciones a nivel de los vasos, de los capilares, de las arteriolas, donde va la nutrición a la piel. Este daño hace que se acumulen alteraciones en  la dermis, especialmente del tejido de colágeno y otros. Este daño es acumulativo, y curiosamente predispone en un grado cada vez mayor el desarrollo de lesiones precancerosas, entre ellas las queratosis actínicas.

La queratosis es un tipo de alteración áspera, seca, de rugosidades, y actínica porque es de origen solar, y los cánceres propiamente de piel. Hay tres tipos de cánceres de piel, desde el más benigno al más maligno.

El más benigno es el carcinoma vasocelular (de las células de la base de la epidermis). Es frecuente en las personas de cierta edad, los adultos pueden tener varios. Estas personas concurren a tratarse 1 o 2 veces al año y cada vez que concurren tienen 2, 4 o más canceres nuevos y siguen viviendo. Pero con edad muy mayor el organismo no tiene capacidad de defensa y alguno de ellos se hace incontrolable y uno benigno pasa a ser grave. No da metástasis, destruye la piel donde está, puede ser ulcerado, etc. Se controla desde el primer momento.

El segundo tipo de cáncer es el epitelioma o carcinoma espinocelular (de las células espinosas). Es un cáncer que sí da metástasis y puede llegar a la muerte. ¿Donde aparece? En las zonas foto expuestas, pero como todo no es el sol, en biología hay otros factores que actúan, como por ejemplo los genéticos  o personales, que contribuyen a que aparezcan en zonas no expuestas. Recordemos que estamos dando una información general.

El tercer tipo de cáncer más maligno es el  melanoma maligno. Puede confundirse con un lunar, es invasor, da metástasis. Puede invadir zonas que otros tumores no llegan. La gente que toma sol habitualmente que acumula daño solar, puede terminar haciendo un cáncer vasocelular, un espinocelular. El melanoma es más frecuente en  profesionales o  en las personas que están trabajando no expuestos al sol y que toman sol un fin de semana  y   que sufren quemaduras que año tras año son una o dos y un buen día les aparece este tipo de cáncer que es el melanoma.

Hay que tener entonces en cuenta otros factores que son los personales, el tener muchos tipos de lunares, distintos tipos de alteraciones, etc. El dermatólogo le da especial atención a este tipo de cánceres. La persona tiene que saber cómo cuidarse.

El cuidado de la piel de las personas con diabetes o sin ella debe ser toda la vida.

El adulto con piel blanca, fina, brillosa, con ligera atrofia superficial que la hace más vulnerable suele presentar cierto grado de enrojecimiento de la piel en cara, piernas. Esas personas deben prestar más atención al cuidado de la piel, porque el sol puede ser muy dañino.

-¿Qué es un protector solar?
-Hay dos tipos de protectores solares: de tipo físico, que tiene sales que bloquean el  pasaje del sol, y de tipo químico que por refracción cambia la orientación de ese rayo ultravioleta, cambia la energía y el daño es menor. Hay otros protectores que tienen los dos juntos.

-¿Qué se debe considerar a la hora de comprar  un protector solar?
En primer lugar es el dermatólogo que le deberá dar la mejor orientación. En nuestro país los que están a la venta son todos excelentes.

Por ejemplo, una persona se expone al sol y le llevará 10 minutos para lograr el enrojecimiento de la piel que recién verá al día siguiente  porque enseguida no lo ve. Cuando se pone un protector con factor 20, lo que le llevara obtener ese mismo enrojecimiento será 10 minutos  multiplicado por 20, o sea 200 minutos.

De modo que el Factor de Protección Solar es la cifra que se prolonga el tiempo para lograr el mismo efecto que si no tuviera puesto ninguna protección. En el Uruguay el mínimo para usar es el factor 20

Si la persona es de piel clara  necesita un factor de más de 20. Las personas foto sensibles deben usar más de 20. Antes o después de las horas prohibidas para tomar sol o exponerse al sol no es necesario usar protector.

-¿Cuánto es lo que Usted recomienda para un niño chico o un bebé?
-Lo mejor es no sacarlo al sol. La piel contribuye a formar vitamina D, no fija el calcio. Alcanza con que tome sol un par de veces a la semana durante 20 a 30 minutos como máximo, e incluso en un parte de la piel que puede ser las piernas o los brazos seria suficiente para tener la vitamina D que necesita.

La persona adulta ya recibió el daño solar, el niño es a quien hay que cuidar, por su piel sensible, fina, etc. Entre las 11 horas y las 16 horas no deberían llevarlo ya que el niño juega, se baña, y la protección se pierde.

-¿Cada cuánto hay que reponer la protección?
Se debería hacer cada 2 horas. El segundo concepto que debe aclararse es que un foto protector no queda actuando el 100 por ciento de la cifra que dice. Recién luego de los 20 o 30 minutos de puesto se estará protegido. 

-Cuando una persona se va de vacaciones ¿qué debe considerar?
-Asesorarse con el médico dermatólogo
-En los niños, asesorarse también con el médico pedíatra
-Evitar el sol.
-Protegerse con ropa oscura, de trama cerrada.
-Utilizar sombrero.
-Las personas que tienen lunares deben consultar antes de tomar sol.
-La sombrilla debería de ser de tela y no de sintético.
-Recordar los horarios para estar expuesto al sol (hasta las 10:30 horas y luego de las 17 horas, horarios actuales).
-Protegerse con protectores solares.
-Cuidar los ojos con lentes adecuados para la exposición al sol.




Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player