Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Lic. en Nut. Teresa Antoria
Alimentación Nefroprotectora.PDFImprimirE-mail
Escrito por Lic. en Nut. Teresa Antoria

El tratamiento médico y nutricional en etapas iniciales de alteración de la función renal enfatiza el control de sus factores de riesgo: evitar la hiperglucemia, controlar la hipertensión y la dislipemia. Diversos estudios dan relevancia a la obesidad como nuevo factor de riesgo de daño renal y al logro del normopeso en la evolutividad de la enfermedad. Instalada la nefropatía a esos objetivos se suman otros más específicos:

-Coadyuvar en el control de alteraciones metabólicas: proteicas, hidroelectrolíticas (sodio, agua, potasio), fosfocálcicas.

-Controlar los síntomas urémicos disminuyendo la producción de residuos nitrogenados (urea, creatinina).

-Coadyuvar en retardo de la progresión y lograr un buen estado nutricional.

¿Qué estrategias nutricionales utilizar?

-Reducir ingesta proteica, pero aportar las necesarias para mantener buen estado de nutrición proteica. Evitar consumir cantidades mayores a las indicadas de carnes, leche, huevos.

-Incorporar prudentemente alimentos energéticos hidrocarbonados, bajos en proteinas, fósforo y potasio: galletitas y panes de maicena, pastas de maicena y fideos de arroz, productos comerciales que existen en nuestro medio o que pueden prepararse a nivel doméstico

-Controlar la ingesta de alimentos ricos en fósforo cuando el médico lo indique, aconsejándose reducir o aún excluir queso, leche, yema de huevo y eliminando: pescados desmenuzados enlatados, leguminosas, cereales integrales, maní, frutos secos, chocolate, café soluble.

-Controlar el consumo de alimentos fuentes de potasio, si se utilizan medicamentos para protección renal (IECA) o en las últimas etapas de la insuficiencia renal, evitando: bananas, kiwis, espinacas, alcauciles, leguminosas, frutos secos, chocolate, café soluble, sales dietéticas, caldos en cubitos, sopas, infusiones de hierbas, mate.

-Reducir ingesta de sodio.

-Mantener un buen estado nutricional, evitando la obesidad (diabetes tipo 2) con dieta hipocalórica moderada que permita descenso lento de peso. Impedir la desnutrición (diabetes tipo 1) a veces presente y de mal pronóstico, realizando aporte calórico y proteico adecuado en base a los alimentos energéticos y proteicos señalados, y utilizando aceites ricos en ácidos grasos no saturados: aceite de arroz, oliva, soja, y evitando ácidos grasos saturados y trans provenientes de aceites hidrogenados.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player