Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Psic. Liliana Guerrero
Conviviendo con Diabetes.PDFImprimirE-mail
Escrito por Psic. Liliana Guerrero

Tener diabetes le implica al paciente y su familia una acomodación. Esta acomodación no es una tarea fácil. Es un proceso que se inicia desde el diagnóstico y se transita durante toda la vida. En este proceso está involucrado tanto el paciente como su entorno.

Es frecuente escuchar en las consultas que la familia y/o la pareja relatan que a la hora de cocinar, ponen a todo el grupo en un régimen “como si fueran todos diabéticos”. Lo sienten como una forma de apoyarlos, al mismo tiempo que de “no tentarlos”. Esto, si bien alivia los sentimientos de culpa o de pena de parte del grupo familiar, en realidad no favorece la aceptación y el mantenimiento de un régimen de alimentación, que deberá ser asumido por el paciente.

En los procesos de acomodación hay momentos en que la persona con diabetes niega su enfermedad; en tanto que esto pone en riesgo su calidad de vida, porque puede no querer darse cuenta.
Aún teniendo información suficiente y antecedentes en la familia no puede o no quiere reconocer la gravedad de las consecuencias que le puede generar un mal control metabólico. Esto puede provocar muchas fricciones en el grupo familiar y/o pareja, apareciendo el reproche y el enojo por no cuidarse, por haber comido lo que “no debía”, por alterar los horarios de las ingestas, por no tomar o inyectarse la medicación, etc.

Seguramente, se ha sentido cuestionado, observado y controlado en sus conductas alimenticias y en su autocuidado, lo que lo pone a la defensiva, aumentando a veces los sentimientos de desafío, lo que exacerba las ingestas. Esta situación tiende a que haya momentos en que el paciente diabético quiera aislarse de la dinámica de su familia y, lo predispone a estar menos dispuesto a participar de reuniones y encuentros.

Hay momentos en que el paciente aumenta los controles y su preocupación sobre su calidad de vida, preguntándose sobre su futuro a mediano y largo plazo.

El tomar conciencia del deterioro de la calidad de vida que representa la diabetes mal controlada, les genera mucha angustia y desesperanza. Por todo ello debemos considerar la importancia de los sentimientos que se ponen en juego en el paciente diabético.

El paciente diabético debe estar apoyado por el equipo de salud que lo atiende: médico, nutricionista, enfermera, psicólogo, psiquiatra, podólogo, oftalmólogo, etc. Cada uno de ellos tiene una función, y el paciente deberá participar en cada consulta para emprender el camino del autocuidado.

Sentirse apoyado le ayudará a transitar por este padecimiento donde Usted está comprometido para mantener una buena calidad de vida.

El equipo de salud deberá ofrecer una estrategia que facilite el adecuado manejo de la diabetes y del entorno.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player