Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Dr. Carlos Schettini
Hipertensión Arterial.PDFImprimirE-mail
Escrito por Dr. Carlos Schettini

-¿Qué es la hipertensión arterial?
-La hipertensión arterial es una fuerza que realiza la sangre en la pared de las arterias, y cuanto mayor es la fuerza, la presión entonces es mayor. Hay formas de medir la presión mediante diversos aparatos en los cuales se establece que existe una presión máxima -o presión sistólica- y una presión mínima,  o presión diastólica. Las cifras normales para la población en general cualquiera sea la edad son 140/90 milimetros de mercurio. Para el caso de la diabetes, dadas las complicaciones que puede acarrear, la hipertensión arterial  se ha establecido en las cifras en 130/85.

-¿Qué relación tienen la hipertensión y la diabetes?
-Ambas tiene raíces comunes. Hay dos tipos de diabetes: la tipo 1 y la tipo 2. Ambas son diferentes. Mencionando a la diabetes tipo 2, tiene muchos vínculos comunes con la hipertensión arterial, ya que comienza en lo que se denomina estado prediabético- prehipertensivo que es el Síndrome Metabólico. A través de los años el síndrome metabólico desemboca en alteraciones como son la hipertensión, diabetes y alteraciones de colesterol y cuya base está fundamentalmente en la obesidad del abdomen. No es la obesidad general sino la obesidad  visceral. Se puede hacer  un diagnóstico muy sencillo: si medimos la cintura, en el hombre debe ser menor a 102 cm., y en la mujer menor de 88 cm.

-¿Cuál es el tratamiento más aconsejable para ese paciente?
-El paciente diabético es más difícil de tratar en general -en mi experiencia-, que el no diabético porque tiene arterias más rígidas, tiene una hipertensión arterial con predominio de la máxima o sistólica. La gente no le da importancia a esta presión, porque lo que antes se decía era que importaba sólo la presión diastólica. En el trascurso de los años se comprobó que esto es una gran mentira que se ha enraizado en la gente. La presión que provoca más daño es la presión sistólica alta. Esa presión es particularmente importante en los diabéticos, y esta se produce porque los diabéticos en general tienen una rigidez arterial aumentada con el trascurso de los años, y eso hace que el tratamiento de la hipertensión arterial sea más difícil, requiriendo hasta 4 a 5 drogas para poder llevarlo a las cifras de normalidad. Pero aún cuando no se lleve al paciente a las cifras de normalidad, el hecho de disminuirle en algunos milímetros la presión ya es un éxito. Como se ha visto en muchos trabajos, esa disminución de la presión arterial provoca beneficios, aunque no todos los que se establecerían si estuvieran en el límite de la normalidad.

-¿Cual debe ser la frecuencia de los controles en el paciente diabético?
-El paciente diabético debe empezar en la prevención, en los niños, porque la diabetes tipo 2 ahora se está viendo en los adolescentes, en algunos casos en el adulto joven. Hay que hacer prevención, evitar la obesidad, que los niños realicen ejercicio, más juego de pelota y menos horas de computadora, tratar de cumplir con una dieta balanceada, retirando la grasa visible de las carnes, la piel del pollo. Comer más pescado, vegetales y frutas. Evitar la comida “chatarra”.

Tener diariamente una alimentación correcta en nuestro país es difícil, dado el fenómeno del aumento de la pobreza, por eso yo creo que aumenta la diabetes, porque lo poco que come la gente es a base a glúcidos, es decir: pastas, ensopados, papas, entonces es difícil establecer un plan. Esto por razones económicas y políticas, pero hay que luchar, educar para que las cosas se realicen en forma adecuada.

Cuando la persona no es hipertensa se debe controlar cada 6 meses. Cuando se descubre la hipertensión, si al paciente se le da la intervención higienico-nutricional y/o los medicamentos, y está  controlado, hay que seguir controlando  cada 2 meses. Si la presión no está controlada, la consulta será semanalmente, porque hay que luchar fieramente para que el paciente tenga cifras tensionales adecuadas.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player