Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Luciana Urruty
Diseño Uruguayo para la Diabetes.PDFImprimirE-mail
Escrito por Luciana Urruty

Un prestigioso sitio web de Internet sobre Diabetes convocó a un concurso internacional para diseñar objetos que pudieran mejorar la calidad de vida de las personas con Diabetes. Una joven diseñadora uruguaya está entre las 10 finalistas. Presentó un innovador sistema de inyección de Insulina. En esta entrevista conocemos algo más acerca de las motivaciones que la llevaron a crear este objeto: una de las tantas ideas que Luciana Urruty quiere desarrollar para las personas con Diabetes, como ella.

 

Tengo 26 años y debuté con diabetes a los 15, justo cuando estaba de viaje de quinceañera en Disney. Fue muy fuerte porque me dieron todos los síntomas de golpe allá, y cuando llegué aquí ya estaba toda la sintomatología muy avanzada. Al principio como que “no me la creí”, y como que no tengo demasiados recuerdos de esos momentos. Ahora, que he leído mucho sobre educación y diabetes y acerca de los procesos que se viven, la situación es otra, pero en ese momento con la rebeldía del adolescente, no me acuerdo de mucho. Solo me acuerdo que vino el médico y me dijo que “no iba a poder comer azúcar nunca más en mi vida”, y se ve que ahí hice como un “click” y no me acuerdo de mucho más.

Luego de eso pasé por muchas etapas y muchos tratamientos distintos. Consulté con especialistas. Mi mamá se movió muchísimo para contactarme con gente que estaba haciendo tratamientos nuevos. Una vez llegué a hacer un tratamiento con una persona que decía poder curar la diabetes, pero no me funcionó.

Soy Diseñadora y trabajo en el Centro de Diseño Industrial. Desde hace tiempo empecé con un encare nuevo, como mucho más adulto, en el que me pasan cosas como por ejemplo este concurso de diseño y yo comienzo a relacionar estas cosas con mi enfermedad, pero desde la perspectiva de ver qué puedo dar.

- ¿Cómo surgió la idea de participar en este proyecto?

- Me enteré porque estoy muy en contacto con muchas páginas web sobre Diabetes y foros vinculados. Hace un tiempo vi que en esta página, www.diabetesmine.com estaba esta propuesta y me pareció muy bueno pensar algo que vinculara diseño y diabetes.

- ¿Tenías ya una idea elaborada antes de este concurso, o empezaste de cero?

- No, no tenía nada armado. Me propuse comenzar desde cero con un proceso de diseño, desde plantearme qué problema quiero tratar, poner por escrito las cosas que pasan en mi vida con respecto a la diabetes, las cosas que siento, escribir mucho. Y luego empecé a aplicar técnicas creativas: conectar ideas que aparentemente no tienen nada que ver unas con otras, pensar sobre el hecho de inyectarse, en fin, utilizar una serie de técnicas creativas que ayudan a disparar el encare del proyecto.

Trabajé sobre cómo mejorar cosas que ya existían y hacerlas mejores. Y  al final elegí un par de ideas que me gustan mucho y decidí desarrollar esta, el Blob, en profundidad, porque tampoco me daban los tiempos para todo y decidí desarrollar éste, que surgió de la necesidad que tenemos los diabéticos de relacionarnos con los aparatos que usamos.

- Describinos entonces este proyecto.
- Surgió de analizar la relación de dependencia que tenemos con los aparatos que usamos. En concreto, con las lapiceras de insulina. En mi caso, yo tengo que preocuparme por mis lapiceras de insulina: tengo que preocuparme porque no se calienten, tengo que cargarlas, tengo que llevarlas de un lado a otro, y el tema de que la gente a veces se impresiona al verme inyectarme. La idea entonces fue cómo minimizar cada uno de estos aspectos. Primero pensé en minimizar el volumen del aparato y de allí surgió esta idea de hacer como una pequeña ampolla recargable que la usás para salir de tu casa. En tu casa tenés las lapiceras y cuando salís de tu casa lo recargás. Eso enfocado a la movilidad.
Por otro lado que fuera resistente, porque si se me cae una lapicera es un problema porque la lapicera de insulina rápida es cara. De allí surgió que fuera todo de goma y con una bandita de enganche para colgarlo de cualquier lado. 

Además, me preocupé mucho acerca de cómo trabajaría el objeto en el gesto de inyección, porque es un gesto que a la gente le impresiona. Entonces quise generar una forma de apretar el objeto y de dosificar la insulina que fuera mucho más sutil: cómo tomarlo en la mano, de dónde apretarlo, y entonces llegué a  esta forma que es pequeña, redondeada y uno tiene la mano más cerrada, contra el cuerpo, no tenés que estirar la mano para dosificar el émbolo, es como un gesto mucho más minimizado.

También trabajé en el tema de la refrigeración, y entonces incluí una ampolla de gel refrigerante adentro. La idea es mantener el aparato vacío en el congelador, y cuando uno va a salir lo recarga de insulina y el gel la mantiene a la temperatura correcta durante un tiempo.

Una cosa que me importó mucho en todo el proceso es que el objeto fuera amigable con el usuario. En Diabetes yo siempre pensaba acerca de los objetos que usamos: medidores, lancetas, agujas, lapiceras… ¿por qué tienen que ser tan “médicos” estos objetos? Si hay objetos que son hermosos, que yo los puedo tener a la vista porque me gustan. Se trata de unir más los objetos “médicos” con objetos de diseño, que sean cosas que te gusten. Sacarle esos atributos a esas cosas que están presentes en tu vida, las tenés que usar de por vida y encima tienen ese aspecto médico.


- ¿Y enseguida de esto qué hiciste?

- Fue un mes aproximadamente de proceso de creación. Fui creando las ideas, realizando las imágenes en 3D y toda la presentación del proyecto. Se presentó un video al concurso y estamos en la etapa de selección.

El objetivo del concurso es alentar a la gente que tiene vinculación con la diabetes, por ser diabético o por tener a alguien cercano con diabetes, a utilizar esa experiencia y esas vivencias que tiene sobre diabetes y las convierta en ideas que puedan mejorar la calidad de vida de las personas con esta enfermedad.

- Independientemente del resultado, como diseñadora: ¿estás satisfecha con el objeto que creaste?

- Sí. A mí personalmente me encantaría tenerlo. En mi situación de vida, o en situaciones de vida de personas que pasan la mitad del tiempo fuera de la casa, me parece super útil. Estoy muy contenta con el resultado al que llegué. Por supuesto, tengo aspectos tecnológicos a resolver, pero el concurso expresamente te dejaba abierto que tú no tuvieras que resolver aspectos técnicos profundos, -que a menos que uno fuera una persona que se dedicara a la tecnología los podría resolver-, pero indudablemente estoy muy satisfecha con el producto y quisiera poder realizarlo, probarlo, llevarlo a la producción.

- ¿Existe la posibilidad de que si ganas el concurso presenten tu idea a la industria farmacéutica?
- No sé si directamente a la industria farmacéutica. Si ganás el concurso ellos te dan entrevistas con organizaciones que se dedican a promover inventos, por ejemplo. En la descripción de los premios del concurso ellos enfatizan que le dan mucha importancia a ayudarte a sacar el producto adelante. Pero ya hubo un interés. En unos días me voy a reunir con unos apoyos a emprendimientos que son de aquí de nuestro país. Como para que si no saliera el concurso, igualmente seguir con la idea y presentarla en algún lado.

- ¿Te sentís cómoda en este nuevo rol de diseñadora de productos para diabéticos?
- Sí, yo en realidad preparé para esta concurso varias ideas de productos, pero me enfoqué en esta única por tema de tiempo. Tengo algunas ideas enfocadas hacia el tema de los niños que en principio pensé mostrarlas en este concurso el año que viene, pero ahora quiero desarrollarlas ahora mismo porque me quedó muy fuerte el interés en trabajar en esta área.




Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player