Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Pod. Teresa Martínez
El Cuidado y la Prevención para sus pies.PDFImprimirE-mail
Escrito por Pod. Teresa Martínez

En el transcurso de la evolución de la Diabetes pueden aparecer algunas complicaciones a nivel de los miembros inferiores, como son la afectación de los nervios  y las arterias.


Las alteraciones vasculares dificultan la circulación sanguínea y facilitan la aparición de edemas y de zonas mal irrigadas que complican la curación de las heridas.
La neuropatía diabética provoca la pérdida de la sensibilidad, atrofia muscular y dolor.
Estas complicaciones son las causantes de la producción de lesiones, quemaduras, etc., que si no se atienden a tiempo en forma adecuada se convierten en úlceras, que pueden complicarse con la infección y llegar a la amputación.

Preguntas más frecuentes.

¿Son evitables las lesiones?
La mayoría sí. Hay algunas que se producen por accidente (no podemos evitar un pisotón, la mordida o arañón de un animal, tropezar, una caída, etc.).

¿Qué puedo hacer para evitar las complicaciones?
Es fundamental mantener un buen control de la Diabetes mediante el tratamiento adecuado.
•    Mantener buenos niveles de glucosa en sangre.
•    Dieta adecuada que facilita el control glucémico y mantener un peso adecuado evitando la obesidad que tanto repercute sobre los pies.
•    Ejercicio físico que facilita el mantenimiento del peso adecuado, el metabolismo de la glucosa y es beneficioso para la circulación sanguínea a nivel de los pies y las piernas.
•    Control de la tensión arterial y de los lípidos en sangre.

¿Cómo detecto un problema en los pies?

Es fundamental tener el hábito de inspeccionar los pies diariamente para detectar cualquier cambio por insignificante que parezca.
La inspección debe realizarse con buena luz, ayudándose de un espejo de aumento si es necesario. Si tiene dificultades visuales solicitar ayuda a otra persona.
Se debe mirar la planta de los pies, el dorso y los espacios interdigitales.

¿Qué cambios son de alerta para realizar una consulta?

•    Cambios de coloración en la piel o bajo las uñas
•    Pequeñas lesiones
•    Ampollas
•    Dolor (difuso o localizado)
•    Aparición en un plazo corto de tiempo de callosidades en zonas que antes no las había
•    Deformidades en la estructura del pie
•    Hematomas

También debe consultarse si hay dolor al caminar, calambres, sensación de pérdida de sensibilidad en los dedos o la planta, sensación de calor o quemazón en la planta de los pies.

¿La higiene debe ser diaria?
Sí. Debe realizarse con agua tibia (se puede probar la temperatura con el codo) y jabones neutros. Alcanza con el lavado durante la ducha, pero si se realiza el lavado en un recipiente, no debe mantener los pies sumergidos más de 5 a 10 minutos; el tiempo necesario para realizar el lavado.

¿Es importante el secado?
Es muy importante. Hacerlo con una toalla pequeña, no con la toalla de baño que siempre va a llegar húmeda al momento de secar los pies.

¿Luego puedo usar talco?

No. No debe usarse ningún talco ni polvo en los pies, las medias o el calzado.

Tengo la piel seca. ¿Debo tratarla?
Por varios factores (edad, Diabetes, neuropatía, etc.) la piel puede presentarse seca en diferentes grados. Es importante aplicar crema hidratante.
Se aplica en la planta y el dorso pero no entre los dedos. También debe aplicarse en las piernas. Si se desea puede luego de la higiene pasar un algodón o gasa con alcohol al 70 %  entre los dedos si no hay lesiones (sólo pasar el alcohol, no dejarlo aplicado).

¿Cómo debo tratar mis uñas?
Las uñas deben cortarse cuadradas, esto es no cortar nunca los ángulos ya que las uñas mal cortadas pueden provocar la deformación de las mismas o lesiones al encarnarse.
Es aconsejable usar una lima para mantener el largo adecuado.
No deben estar demasiado cortas porque quitan protección a los dedos.

Tengo callosidades: ¿puedo tratarlas con callicidas?
No. Los callicidas contienen ácidos que lesionan la piel en general, y en el Diabético por la disminución de la sensibilidad podrían provocar lesiones importantes sin advertirlo. Las callosidades deben ser tratadas por el Técnico.

Cuando tengo una herida: ¿con qué me hago la curación?

Si aparece una herida, lavarla bien con agua y jabón, en lo posible neutro, y cubrir con gasa.
No utilizar cremas, pomadas, polvos, antibióticos locales en cualquier presentación ni antisépticos. El uso indiscriminado de elementos curativos puede, en lugar de beneficiar, complicar luego el proceso de cicatrización.
Consultar a la brevedad según la magnitud de la lesión.
Las lesiones en los Diabéticos deben estar siempre cubiertas hasta el final de su curación.

¿Cómo abrigo mis pies en invierno?
Más allá de que al llegar el invierno cada año repetimos a nuestros pacientes en la consulta y a través de todos los medios de comunicación la importancia de no usar bolsas de agua caliente, porrones, ladrillos, no acercar demasiado los pies a fuentes de calor; nos cuesta mucho hacer comprender sobre el riesgo que esto implica para el Diabético.
Realmente las quemaduras provocadas por fuentes de calor son de difícil y larga evolución. Incluso si se usa calientacamas, es necesario desconectarlo antes de acostarse.

¿Cómo comprar medias y calzado adecuado? ¿Hay un calzado específicamente para todos los diabéticos?

En cuanto a las medias, deben ser de tejidos naturales, sin agregado de sintéticos en porcentaje elevado. Pueden ser de hilo, lana o algodón. En lo posible sin costuras o con las mismas muy finas y suaves. Usar las medias siempre del revés.
Con respecto al calzado; debe ser adecuado a la forma, estructura y tamaño de los pies.
Debe comprarse a la tarde, cuando el pie “está cansado”, hinchado.
Al comprarlo debe quedar perfecto; sin necesidad de “amoldarlo”, porque eso significaría que usaríamos de molde nuestros pies.
No creer que el calzado más caro es el mejor o más adecuado, no es un tema de precios sino de forma.
Debe ser sin costuras por dentro ni por fuera, con caja alta para permitir el confort de los dedos, ancho en la puntera, con contrafuerte firme pero no duro.
El calzado ideal para usar todo el día es el calzado deportivo: con suela gruesa, de tela, con balancín adelante, con caja alta y ancho en la punta.
No hay un calzado universal que sirva para todos los Diabéticos. Lo que para uno es adecuado para otro no lo es.
Ni los zapatos ni los calzados deportivos son específicamente para Diabéticos sino que debe buscarse el adecuado para cada pie dentro de la oferta del mercado.
De la elección del calzado puede depender la salud de los pies.

 

Recordar:


Inspeccionar diariamente los pies


Revisar siempre el calzado por dentro y por fuera antes de calzarse


Consultar periódicamente al podólogo para  detectar signos de alarma

 



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player