Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Pod. Alberto Stinat
¿Problemas en los pies? ¡No se quede sin consultar!PDFImprimirE-mail
Escrito por Pod. Alberto Stinat

Muchas veces las personas con Diabetes recién concurren al médico o al especialista podólogo cuando la situación es muy notable y prolongada. Sin embargo, la verdadera prevención  para mantener los pies en salud es concurrir a la consulta con el médico tratante o con el técnico podólogo tan pronto como percibimos las primeras manifestaciones de que algo no está bien. He aquí algunos ejemplos.

 

Si notamos cambios en la temperatura de los pies.
Las causas pueden ser varias. Antes que nada, debemos examinar ambos miembros. Si la temperatura es elevada en ambos podemos sospechar que estamos ante una situación compleja y el paciente debe ser derivado inmediatamente al Cirujano Vascular para su valoración.

Si la temperatura se limita a un solo pie, la observación debe ser aun más minuciosa. Observaremos si también la piel está ruborosa (enrojecida) Probablemente estemos ante el comienzo de un proceso infeccioso, o ante una afección conocida como Pie de Charcot. La consulta con el médico es inevitable y debe hacerse de forma inmediata.

Si se estrena un par de zapatos y alguna parte del pie se enrojece y aparecen ampollas.
La elección del calzado es muy importante, el mismo debe  acompañar la forma del pie y no al revés. Siempre hacemos hincapié que la compra se debería hacer en horas de la tarde. Y por qué? Se preguntará. Por la simple razón, que en la tarde nuestros pies están más edematizados (hinchados) que en la mañana. El estreno del calzado se debe hacer en forma paulatina, para ser más claros. Sugerimos usarlos de a poco, tan solo media hora o tres cuartos los primeros 5 días, luego llegaremos a usarlos el tiempo que queramos.

Es imprescindible que una vez quitado el calzado, observemos la piel de nuestros pies. Si vemos zonas enrojecidas, es evidente que tenemos una zona de roce excesivo, motivo de alerta, pues es un paso previo a una lesión.

Si observamos una flictena (ampolla), bajo ningún concepto debemos romperla, si la misma ya está rota, sugerimos no tocarla con las manos sucias. En ambos casos lavamos la zona con agua y jabón, luego cubrimos con una gasa estéril, y es aconsejable que consultemos con el médico o con el técnico en podología en forma inmediata.

Si no tiene buena visión para cortarse las uñas u observar correctamente sus pies ¿qué debe hacer?
Si la visión es baja, no se debería arriesgar al corte de uñas por sus propios medios. El corte de uñas es algo que parece muy sencillo, pero no lo es. Y explico el por qué no lo es: en un mismo individuo es muy probable que tengamos uñas con diferentes formas o curvaturas, que los dedos no todos estén derechos, que existan algunos que tienen una ligera o pronunciada desviación en su eje, por lo tanto es probable que choquen con el dedo lateral y que la uña pueda incrustarse en el dedo de al lado, provocando una herida. Por consiguiente no todas las uñas deben cortarse de la misma manera. Es necesario la orientación de un profesional o la atención del mismo.

Si usted usa botas para realizar su trabajo -botas de goma, o zapatos de seguridad-, pasa largas horas con ellos y su pie se humedece, ¿qué debe hacer?

Muchas tareas laborales exigen el uso de este tipo de calzado y no se pueden  obviar. Si no usamos las botas de goma es probable que nuestros pies permanezcan mojados o inmersos en agua, con los riesgos que esto acarrea a los mismos: maceración de la piel y paso siguiente, lesiones.

¿Qué sugerimos? El uso de buenas medias, de calidad, de hilo o algodón. Sabemos que en el mercado no existen, puro hilo o puro algodón. Debemos leer su etiqueta y ver que contengan un alto porcentaje de fibra natural y bajo de sintético. Esa es la proporción aconsejada.
En el caso de los zapatos de seguridad (amarillos), su uso es inevitable, las medias deben ser idénticas al caso anterior. En ambos casos es necesario y es sumamente importante el cambiarlas a diario.

Hablemos de los cambios que sufre el pie de la mujer embarazada con Diabetes por causa del cambio de peso, edemas, calzado, etc.

Es lógico que al existir un aumento de peso el pie sufra un cambio. Debemos recordar que el pie está compuesto por una serie de huesos (26) que están mantenidos en su lugar por ligamentos y músculos, y estos ceden, como es lógico, al aumento de peso, que ocurre en pocos meses. Se puede observar en algunos casos al pie algo más “achatado”. Una vez culminada la gestación, el pie tiende a volver a su estado pregestacional.  En el caso de los edemas no soy el más indicado para explicarlo, pero intentaré hacerlo de la forma más sencilla y sin invadir territorios. Con el aumento del volumen abdominal, las venas, que son las que traen la sangre de regreso, están algo comprimidas, por lo que el retorno de la sangre se encuentra algo enlentecida, ocasionando el edema en los pies. Esta puede ser una de las causas.

Si la persona con Diabetes es un niño, es importante que sepa desde el diagnóstico que el cuidado de sus pies es tan importante como la higiene bucal.

Todos sabemos que el paciente con Diabetes, suele tener contratiempos con sus pies y que ocurren cosas lamentables con los mismos. Eso diría yo que es el “titular de una noticia”, el “contexto de la noticia”, es que en la inmensa mayoría de los contratiempos en los pies ocurren por negligencia o por falta de información. Nosotros intentamos brindar la mayor cantidad de información, pero no desde el miedo, diciendo que “si no haces esto te va a pasar una desgracia…”. No, eso no, intentamos crear responsabilidad, compromiso. Esta es la mejor forma de llegar a la gente y que la misma se sienta comprometida con su situación y aprender que tiene que cuidarse los pies, como algo más de su vida cotidiana y no como una carga pesada.

Debemos saber qué tipo de calzado deportivo utilizar si vamos a empezar a hacer caminatas diarias.

El calzado deportivo es sumamente importante para el desarrollo de la actividad a realizar. Debemos partir de la base que existe un calzado deportivo para cada actividad y lo debemos elegir en base a ello.

El calzado debe ser cómodo; debemos recordar un detalle importante y es que para cada número de calzado existen tres anchos diferentes, busquemos el que nos corresponde.

El que sugerimos para caminar o trotar, es aquel que tiene cámara de aire en el taco y su suela es en mecedora. Últimamente en nuestro mercado podemos ver un calzado que tiene una mecedora que va de la punta al taco y en su parte media tiene goma eva, con la consistencia de una gran cámara de aire. Este es muy recomendado. Y por su puesto, comprarlo en horas de la tarde, por lo ya expuesto anteriormente.

Al comienzo del verano, el concurrir a la playa hace que las personas con Diabetes tengan cuidados especiales para sus pies.
El sol, la arena, son muy agradables, pero pueden ser nuestros enemigos si no los manejamos con cautela. Para ingresar a la playa, es conveniente hacerlo calzado. Sugerimos hacerlo con las zapatillas náuticas (zapatillas de agua) las que utilizan los surfistas. ¿Y por qué esto? Algunos me preguntarán. Algunas veces el paciente con Diabetes suele tener disminuida la sensibilidad, por consiguiente no percibe en un cien por ciento lo que le ocurre en la piel de sus pies, pudiendo quemarse con la arena. Cabe recordar que la arena puede llegar a desarrollar hasta el doble de la temperatura ambiente. Si tenemos una temperatura ambiente de 30º C, es probable que la temperatura en la arena pueda llegar hasta los 60º C. Seguro que nos vamos a hacer tremenda quemadura en la planta de los pies, algo que es evitable tomando las recomendaciones del caso.

El otro riesgo es el sol, con todas sus bondades, pero con sus bemoles. Todos sabemos que la exposición al sol no es recomendada, siempre nos sugieren el uso de las pantallas o bloqueadores solares, que desparramamos por toda nuestra piel, pero solemos olvidarnos del dorso de nuestros pies, lugar de predilección para las quemaduras solares.

Por último quisiera agregar, que es conveniente concurrir al Técnico en Podología, aunque entendamos que no necesitemos de su atención. Siempre surge algo que preguntar, algo que aclarar. Estamos para colaborar con su salud y procurando derribar malos mitos sobre los pies, como que son los causantes de la mayoría de las desgracias de los diabéticos. Estamos para crear compromiso, estamos para educar en profundidad.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player