Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Dra. Fabiana Villarnobo
Nuestra higiene bucal: los cepillos dentales.PDFImprimirE-mail
Escrito por Dra. Fabiana Villarnobo

En la actualidad el mercado ofrece una gran variedad de artículos de higiene bucal. Esta gran oferta puede muchas veces confundir al paciente que es quien debe consumirlos. La elección de un artículo específico debería ser orientada por un profesional de confianza, con conocimientos en el área preventiva y que conozca la problemática bucal que presenta el paciente al que le hace la indicación de un artículo de higiene.

 


Llegado el momento de la compra el paciente se encuentra influenciado por propuestas comerciales varias que a veces no tienen la información pertinente o es escasa, pudiendo así llegar a comprar artículos innecesarios o inadecuados y a pesar del gasto económico y del tiempo invertido en higiene no lograr una buena higiene bucal.

Haciendo un resumen de los artículos que podemos encontrar para higiene bucal podemos dividirlos de una manera fácil en cepillos, enjuagues e hilos. En esta entrega  nos ocuparemos de los cepillos dentales.

¿Qué cepillos ofrece el mercado?
La gran variedad de diseños de  cepillos que se pueden encontrar es abrumadora.  Básicamente podemos decir  que se encuentran los cepillos dentales (fig.1) destinados a la higiene de la cara externa del diente (llamada cara vestibular), cara interna (llamada lingual en el maxilar inferior y palatina en el maxilar superior) y la cara oclusal  o incisal,  según la pieza que se considere que es la superficie que se encarga del corte y la trituración de los alimentos. Al menos uno de estos cepillos es necesario para la higiene bucal de cada paciente. Cuentan con una cabeza que aloja cerdas que realizan el cepillado y  un mango. Realizaremos algunas puntualizaciones al respecto. La cabeza del cepillo debe ser adecuada al tamaño bucal, por lo que los cepillos para niños presentan cabeza más pequeña, en cuanto al grosor de las cerdas este puede variar; se presentan blandas llamadas suaves o soft, medias y duras.

También existe una variedad combinada, generalmente llamada cepillo doble acción que presenta cerdas suaves en  la zona más externa y medias en el centro. El propósito de esta disposición es que al cepillar el diente en la zona de la encía y  cuello del diente  estos entren en contacto con  las cerdas más blandas y es de mayor importancia en pacientes con raíces expuestas al medio bucal ya que las raíces son más blandas que las coronas y una vez expuesta la raíz el acto mecánico del cepillado junto a otros factores químicos pueden  sumar desgaste de la zona expuesta e incrementar la hipersensibilidad si el paciente ya la presenta, o desencadenarla; por eso estos pacientes deben utilizar cepillos doble acción o mejor aún, cepillos de cerdas suaves. Recordamos que la consistencia del conjunto de bacterias que se alojan sobre un diente (placa microbiana)  y de los alimentos no es tan dura y que un cepillo de cerdas suaves puede ser utilizado por cualquier paciente pero sobre todo si presenta raíces expuestas y/o hipersensibilidad.

Otra variedad de estos cepillos  que cambia la altura de las cerdas es el cepillo ortodóntico (fig.2) y que está indicado en pacientes bajo tratamiento de ortodoncia. Este cepillo presenta una canaleta  central que calza justo donde se disponen las brackets. Por el roce que se da de este cepillo con las brackets puede ser necesario su recambio de forma  más frecuente que lo habitual. Algunas marcas presentan un cambio de color en las cerdas que indica el desgaste y la necesidad de recambiar el cepillo.

Otros cepillos que debemos conocer y puede ser necesario en muchos pacientes, es el cepillo llamado interproximal. También encontramos una amplia variedad de este cepillo. Su función es la higiene de las caras del diente que miran hacia los dientes vecinos por eso son llamadas caras proximales o zonas interproximales, lo que da el nombre a este cepillo. Su uso es diferente al cepillo anterior y también su forma. Presenta una cabeza con cerdas dispuestas en forma perpendicular al eje del cepillo de esta manera al ser introducido en forma horizontal entre dos dientes desde la zona externa de los dientes hasta las caras internas (fig.3a) logra un barrido mecánico de las caras con las que entra en contacto, lo precisan personas con espacios entre los dientes,

 

frecuentemente pacientes periodontales con afecciones del sistema  de soporte del diente que han perdido hueso (fig.3 b), pacientes que tuvieron ortodoncia por dientes apiñados y pacientes portadores de puentes dentales, también es muy útil para portadores de implantes dentales.

En el caso de uso en puentes dentales, debe introducirse bajo las piezas del puente que reponen las piezas perdidas, sobre la encía. Vienen de diferentes tamaños, cambiando el ancho del cepillo para poder ajustarlo al tamaño del espacio presente. Entre las presentaciones se pueden encontrar, los de viaje que presentan mango corto y por su tamaño son más convenientes para portarlos para un viaje, a la hora del estudio o del trabajo y los de puntas intercambiables. Estos últimos presentan la ventaja de que  al gastarse la parte activa del cepillo puede reponerse esta, sin necesidad de cambiar el mango lo que económicamente es una ventaja. También varían la angulación entre el mango y la cabeza. Hay rectos indicados para la zona anterior (fig. 3 c) y para la higiene de brackets de ortodoncia (fig. 3 d), donde se desliza contra la bracket y por debajo del arco de ortodoncia.  Los angulados (fig. 3 e) son ideales para las zonas posteriores. La duración de estos cepillos es aproximadamente de una semana por lo que es conveniente el uso de repuestos intercambiables.

Menos conocido, encontramos el llamado cepillo unipenacho. (fig.4) Este cepillo cuenta con un  mango relativamente fino y largo que presenta angulación de 90º con la cabeza. A su vez la cabeza no es convencional si no que es bastante pequeña con la disposición de las cerdas en forma de un penacho, lo que nombra este cepillo. Además las cerdas conforman una punta. Este cepillo es adecuado para pacientes que han perdido piezas y presentan espacios amplios sin dientes, colaborando con la higiene en la zona de unión encía-diente de las caras expuestas al espacio desdentado y también en la cara más posterior del último diente erupcionado de pacientes que han perdido hueso.

Existe  un cepillo para los más pequeños, el cepillo de bebés (fig.5). Este cepillo no tiene la forma de un cepillo convencional sino que presenta en lugar de un mango, un dedil. De esta manera, el dedil es introducido en el dedo del adulto que realiza la higiene del bebé, con mayor control que si fuera un mango convencional. La cabeza se encuentra a continuación del dedil y está constituida por cerdas suaves que  realizan un suave masaje de las encías y de las piezas dentarias recién erupcionadas. La finalidad de su uso no es solo la higiene bucal del bebé  sino también su introducción a la atención odontológica de forma amigable.

Además de cepillos diseñados para piezas dentales  existe un cepillo diseñado para limpieza de prótesis dentales (fig. 6). Es de mayor tamaño que el convencional y posee 2 caras activas. Estas caras se asemejan una a un cepillo unipenacho y la otra a un cepillo convencional pero su tamaño es mayor, también el mango permite un gran agarre firme y así su diseño facilita la higiene protética.

Debido al gran desarrollo industrial existe una miscelánea de diseños entre los que se encuentran el cepillo surcular destinado a la limpieza del surco gingival, un poco más angosto que el cepillo convencional y con cerdas suaves. Y por último el cepillo para lengua o raspador lingual, se indica para cepillar la lengua.

Por lo expuesto, son muchas las opciones que tenemos por lo que debemos asesorarnos y detenernos un momento a pensar que cepillo o cepillos necesitamos. La mejor opción es conversarlo con el odontólogo y utilizar uno en la consulta para asegurarnos de que compramos el correcto y que lo usamos en la forma indicada.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player