Diabetes al día

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
S.U.N.E.D.
Los Carbohidratos en el Plan de Alimentación.PDFImprimirE-mail
Escrito por S.U.N.E.D.

A diario en la consulta nos enfrentamos a mitos o creencias sobre si las personas con diabetes pueden o no consumir harinas, pan, pastas, banana, uvas, remolacha, entre otros. La mayoría responde que por tener carbohidratos o por tener un sabor dulce intenso aumentan la glucemia en sangre, luego de su ingesta y por ello lo consideran prohibidos.

El conocimiento sobre este macro nutriente tan importante en el plan de alimentación de todas las personas sigue siendo hoy día el más cotizado, porque forma parte de determinados alimentos y las preparaciones donde se encuentra presente  agradan y gustan mucho. Es importante recordar que los carbohidratos realzan el sabor, la textura y la apariencia de las comidas y hacen que la dieta sea más variada en elección.

Se sigue hoy día tratando de explicar que no son nutrientes prohibidos, sino que es necesario tenerlos en cuenta ya que en la alimentación diaria estos deben estar presentes.

Hace muchos años, se hablaba que las pastas, las papas, el pan, estaban prohibidos porque “agravaban la diabetes”. Por suerte cada día más las personas están más informadas sobre los cuidados de la alimentación en diabetes y este concepto se ha cambiado.

En el plan de alimentación de diabetes los carbohidratos comprenden entre un 45 a un 55 % de las calorías totales del día para gozar de una buena salud. Lo importante es saber qué cantidad de carbohidratos o glúcidos se pueden consumir, dónde se encuentran y además saber si todos son iguales o no. Es decir, cuál es su respuesta en el organismo y cómo se deben combinar. De allí surge cuáles son mejores o cuáles son los que menos elevan la glucemia una vez ingeridos.

Recordar que los carbohidratos son uno de los tres principales macro nutrientes de la dieta que aportan energía al cuerpo humano. Los otros dos son las proteínas y las grasas.

Los carbohidratos se presentan en forma de azúcares, almidones y fibras. Están formados por unidades estructurales de azúcares, y -por el número de unidades de azúcares que se combinen en una molécula- se pueden clasificar en: monosacáridos,  disacáridos, polioles, oligosacáridos y polisacáridos. Es decir que los primeros están formados por una solo unidad y los otros se van haciendo más complejos hasta llegar a ser integrados por varias partes,  y por esto se les llama polisacáridos. En función de ello se  plantea que los alimentos que se absorben más rápidamente en el intestino son los azúcares simples o monosacáridos que se pueden encontrar en  las frutas, los jugos de frutas y la miel.

Cuando se combinan dos azúcares simples se forman los disacáridos, aquí encontramos la sacarosa -o el azúcar de azucarero- y la lactosa que es el azúcar principal de la leche y los productos lácteos. Los oligosacáridos y los polisacáridos, almidones, son más lentos en su absorción y si tienen fibra aún más lentos, como el pan integral, las pastas integrales o bien la avena que se utiliza en una sopa o los granos.
Recuerde que cada gramo de carbohidratos aporta 4 calorías, así que si este aporte no es estable bajamos o elevamos las kilocalorías del plan de alimentación.

¿Qué  debe saber entonces una persona con diabetes?
Primero: qué alimentos integran su plan de alimentación. Esta información se la dará el licenciado en nutrición, y será en base a la edad, el sexo, el peso corporal, la talla, la actividad física y laboral y los hábitos alimenticios que tiene la persona. Por lo tanto siempre decimos que cada persona tendrá su plan de alimentación y por lo tanto la cantidad de carbohidratos que corresponden, así como los demás nutrientes (proteínas, grasas, vitaminas y minerales).

Segundo: cómo debe repartir esos alimentos durante el día para que tenga una adecuada distribución de carbohidratos en cada comida: desayuno, almuerzo, merienda y cena, así como colaciones.

Tercero: identificar cuáles son los alimentos que contienen carbohidratos para respetar esa distribución de alimentos. No es lo mismo desayunar un día una taza de leche y otro día una taza de leche y 2 galletas al agua, y otro día tomar un té con una manzana. Los tres desayunos fueron diferentes en la cantidad de carbohidratos, por lo tanto la respuesta glucémica será diferente, y más aún ¡cuidado! si usted tiene indicada medicación hipoglucemiante no debe hacer cambios. Para realizarlos hay que saber cómo hacerlo.

Volviendo a los anteriores ejemplos de los desayunos, uno tiene 10 gramos de carbohidratos, el segundo 35, y el tercero 15. Con esto queremos decir que es importante tener una constante en el aporte de carbohidratos por comida.

Cómo aprender esto: siguiendo los consejos de la Licenciada en Nutrición, que es quien le enseñará el contenido de carbohidratos de los alimentos.

Muchas veces las personas no quieren pensar y cumplen drásticamente con las porciones indicadas de alimentos, pesan los mismos,  pero al pasar del tiempo se cansan de comer siempre lo mismo. Esto es producto de pensar que  pueden mejorar su control metabólico de esta forma tan monótona.  Pero el tratamiento de la diabetes, en lo que se refiere al plan de alimentación, es mucho más que pesar un alimento para saber la porción, sino que es saber por qué lo puedo cambiar o por qué es mejor elegir uno que otro.

La cantidad de carbohidratos que tenga un alimento, y la porción que se consuma del mismo puede cambiar un valor de glucemia y solo lo podemos saber realizando un control de glucemia una hora u hora y media luego de haberlo ingerido. Es por esto que en la consulta con el licenciado en nutrición es tan importante, llevar un registro de las ingestas que se están cumpliendo. Esta es una herramienta fundamental para que juntos, nutricionista y paciente, puedan intercambiar ideas, conceptos y aumentar los conocimientos sobre su plan de alimentación. Por esto no nos cansamos de repetir: anote lo que come, a la hora en que lo hace y las dudas referentes al plan de alimentación que se le plantea.

La cantidad de carbohidratos del plan del alimentación debe ser la necesaria para esa persona y para que los valores de glucemia estén dentro de las cifras normales.

A continuación se indican algunos de los alimentos y preparaciones muy simples  según contenido en carbohidratos, para que usted practique. Verá que junto al alimento hay un número que es la cantidad de carbohidratos que tiene el mismo en esa cantidad. Estúdielo, verá que no es tan difícil.

200 gramos de leche entera o descremada  sola:             10 g.
200 gramos de leche con  agregado de té:                      10 g.
200 gramos de leche con café sin azúcar:                       10 g.
200 gramos de yogurt dietético con sabor:                     10 g.
1 galleta tipo marina:                                                   20 g.
1 galleta tipo marina con queso magro:                         20 g.
1 rodaja de pan integral light:                                      10 g.
1 rodaja de pan integral light con 1 cdita. de mermelada dietética:         10 g.
1 galletita  tipo al agua:                                                                       4 g.
Un sándwich con 2 rodajas de pan integral light con una feta de jamón: 20 g.
1 taza de leche  de 200 g. + 1 rodaja de pan integral:                          20 g.
1 taza de yogurt dietético con sabor + 5 galletitas tipo al agua:             30 g.
1 naranja mediana:                                                                           15 g.
Un vaso de yogurt dietético con sabor + una rodaja de pan integral
+ 1 naranja + 1 feta de queso magro:                                                 35 g.
1 porción de 150 g. de carne:                                                               0 g.
1 porción de 150 g. de carne + ½  taza de zanahoria cocida (10)
+ 1 papa chica (20):                                                                          30 g.
1 porción de 150 g. de pollo:                                                                0 g.
1 porción de pollo de 150 g. + 1 taza de zanahoria y remolacha

cocida (20)  + ½ taza de arroz cocido (20):                                         30 g.
1 porción de pescado de 200 g. hervido o a la plancha:                          0 g.
1 porción de 200 g. de pescado + 1 tomate grande (5)
+ 1 taza de pasta cocida (40):                                                           45 g.
1 porción de pescado de 150 g. + 1 taza de espinaca saltada (10)
+ 1manzana chica (15):                                                                    25 g.
1 huevo duro + 1 taza de acelga saltada (10) + ½ cebolla chica (5)
+ ½ taza choclo desgranado (20):                                                     35 g.
1 porción de ensalada con ½ taza de arroz cocido (20)
+ 1taza de brócoli (10) + ½ cebolla chica (5)
+ ½ taza de remolacha cocida (10):                                                  45 g.
1 porción de ensalada con 1 taza de chauchas cocidas (20)
+ 1 tomate chico (3) + 1 papa chica (20):                                         45 g.
1 porción de revuelto de zapallito con 300 g. de zapallito (15)
+ ½ cebolla chica (5) + 2 claras:                                                     20 g.
Un durazno mediano:                                                                     15 g.
Una banana grande de 150 g.:                                                        30 g.
Un vaso de refresco dietético cola:                                                    1 g.



Agregue esta página a su red social preferida
 
 
 
 

Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player
Get Adobe Flash player